logo

La Habana, 27 sep.- El ascenso del nivel medio del mar a largo plazo debido al cambio climático es la principal amenaza para la zona costera de Cuba, lo cual ocasiona una gradual inundación de carácter permanente de las zonas más bajas, con el consecuente retroceso de la línea de costa.

Para procesar los datos derivados de la observancia y registro de este fenómeno, investigadores de los institutos de Meteorología y de Geografía Tropical y las empresas Geocuba Geodesa y Geocuba Estudios Marinos, del Grupo Empresarial Geocuba, liderados por el Doctor en Ciencias Meteorológicas Marcelino Hernández González, del Instituto de Ciencias del Mar, desarrollan el proyecto Perfeccionamiento del conocimiento predictivo acerca de la variabilidad y tendencia del nivel medio del mar relativo a largo plazo, y su influencia sobre arrecifes, playas, corrientes marinas y el contenido de CO2.

Con los datos registrados por los altímetros ubicados en algunos satélites, también se puede determinar la tendencia del nivel medio del mar, precisa el investigador titular en el sitio web de la institución a la que pertenece, quien especifica que ambos métodos de medición muestran que el nivel medio del mar asciende en la mayor parte del planeta de forma acelerada debido al calentamiento global.

Este estudio revela que las consecuencias negativas del ascenso del nivel medio del mar a largo plazo para Cuba incluyen, además, el aumento de la intensidad de la dinámica costera, el incremento de la erosión costera y el retroceso de la línea de costa, con consecuencias potencialmente muy graves para las playas arenosas, el incremento de la salinidad de los acuíferos costeros, la alteración de los patrones de sedimentación y el aumento de la exportación de sedimentos desde la costa hacia la plataforma y el océano, así como la transformación de paisajes y de ecosistemas marinos y costeros.

Hernández González comenta que los  resultados se actualizan cada año, de acuerdo con el incremento cualitativo y cuantitativo de los datos e información que proveen las expediciones costeras y marinas, así como las redes mareográfica y meteorológica, y tomando en consideración los avances en las nuevas tecnologías de análisis y modelación de las instituciones participantes.

Se aplican métodos de análisis estadístico y espectral de series de tiempo de nivel del mar, que aporta la Red Mareográfica Nacional y de parámetros e información hidrológica, hidroquímica y meteorológica.

También se aplican tecnologías de la Geomática, como los sistemas de información geográfica, el análisis e interpretación de imágenes satelitales y de perfiles de playa obtenidos mediante métodos topográficos, las fotografías aéreas y las tomadas in situ.

Para el progreso de la investigación, se desarrolla la modelación numérica de las corrientes marinas, la dispersión de sustancias biogeoquímicas y de los procesos costeros. Se utilizan los datos que aportan la Red de Monitoreo Voluntario de Alerta Temprana de Arrecifes Coralinos y el análisis granulométrico y sedimentológico de muestreos en las zonas costeras del archipiélago.

Los resultados de este proyecto se informan a la máxima dirección del Estado y del Gobierno cubanos, para la aplicación de medidas preventivas en las zonas costeras, lo cual permitirá un enfrentamiento a las consecuencias negativas del cambio climático a largo plazo, contribuyéndose con esto a un desarrollo socioeconómico próspero y sostenible. (Texto y foto: Juventud Rebelde)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *