logo

Por Rosa María Moros Fernández/Radio Cadena Agramonte.

La organización de la familia cubana está de cumpleaños. Y aún cuando las circunstancias sanitarias que atraviesa el país causadas por la pandemia, aconsejan poner en pausa la tradicional dimensión festiva que distingue a la efeméride, la conmemoración se concentra en esta ocasión en tareas de impacto económico y social, y en el reconocimiento al mérito individual y colectivo, tanto en la comunidad como en el centro laboral.

Desde que hace 61 años Fidel constituyera esta formidable fuerza de pueblo, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) han estado indisolublemente ligados al devenir del proyecto social cubano, construido de forma anónima, en el día a día, por varias generaciones de mujeres y hombres.   

Muchas han sido las tareas y batallas enfrentadas, pues no ha existido espacio por el bienestar y la justicia social de los cubanos en que, junto al Partido Comunista y al Gobierno, no hayan estado los CDR con su pueblo organizado, participando de manera consciente en la defensa y consolidación de nuestra Revolución.

Es por ello que la entrada al país de la COVID-19, hace año y medio, motivó a los integrantes de la masiva organización a ponerse en función de proporcionar ayuda a los grupos vulnerables (ancianos, enfermos, embarazadas y discapacitados); ofrecer servicios de mensajería; acercar los alimentos elaborados, en el caso de los acogidos al Sistema de Atención a la Familia.

Quienes asumen estas tareas, jóvenes en su mayoría,  garantizan la seguridad de esas personas y el cumplimiento de medidas orientadas por las autoridades de la provincia para disminuir la movilidad y la aglomeración de personas en lugares de servicios públicos.

En este contexto también trascienden la incorporación de la nueva generación al pesquisaje en los barrios; al trabajo en las zonas rojas de hospitales y centros de aislamiento; y el apoyo a la campaña de vacunación contra el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

Otra prioridad representa el movimiento Cultiva tu pedacito, con discretos resultados que tienden a mejorarse en lo que respecta al aprovechamiento de patios y parcelas para fomentar el autoabastecimiento y consumo de las comunidades, además de los donativos de alimentos a instituciones de la salud.

Aires renovadores encausan las energías de los miembros de los CDR, a tono con los tiempos que vive la Cuba actual, volcada hacia el palpitar de las comunidades y el sentir de sus pobladores. El aniversario 61 de esta organización tan masiva y vital, también representa compromiso con su futuro y perfeccionamiento, para que se mantenga a la altura de la Revolución que la fundó, y del pueblo que le da vida.

Como afirmara recientemente su coordinador nacional, Gerardo Hernández Nordelo, los Comités de Defensa de la Revolución andan hoy inmersos en la transformación de los barrios junto a los restantes factores, y en perfeccionar y rediseñar sus tareas.

A sus 61 años de creada, la mayor organización de masas del país mantiene intactos sus propósitos fundacionales, enriquecidos ahora por una nueva generación joven que sigue los pasos de abuelos y padres, poniéndole corazón a los imperativos de estos tiempos. (Foto: tomada de la cuenta en Twitter @GHNordelo5)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *