logo

La Habana, 5 oct.- Hace pocos días celebró su quinto aniversario de creado el Centro de Investigaciones del Deporte Cubano (CIDC), una institución que desde la ciencia contribuye a los éxitos deportivos del país y no se detiene en su afán de mejorar y ser útil.

Inaugurado en septiembre de 2016 por el ahora Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el entonces titular del Comité Olímpico Cubano (COC), José Ramón Fernández Álvarez, ese centro ha demostrado su importancia en la obtención de mejores resultados de los atletas cubanos.

De ahí que recientemente se reconociera la labor de fundadores, trabajadores destacados y jóvenes con sobresaliente trayectoria.

Todos, como un gran equipo, hicieron posible la obtención del Sello Valientes por la Vida, entregado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte, además del Sello Conmemorativo 60 Aniversario del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder).

Su actual director, el Dr. C Pavel Pino, en diálogo con la Agencia Cubana de Noticias dijo que ese centro fue creado para hacer ciencia en beneficio del deporte, la cultura física, la recreación y la masividad deportiva.

A cinco años de inaugurado, lo más importante es habernos acreditado como Centro de Investigación Científica, aprobado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), explicó.

También señaló que la proyección científica permitió que el Citma haya avalara la condición de Centro Investigación del Deporte de Cuba, como una institución que se une a las más de 200 existentes en la actualidad, lo que habla de la labor científica que se ha venido desarrollando, añadió.

En otro momento aseguró que en el orden de los resultados concretos se nota el impacto que tuvo esa entidad en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Por ejemplo, los 69 atletas que fueron a esa cita y los 17 paratletas que compitieron en la justa paralímpica de la capital japonesa, se evaluaron en tiempo real durante esos eventos en un observatorio montado con ese fin, afirmó.

Al respecto, dijo que cuentan con toda la documentación e incluso los audiovisuales.

A su vez, Pino expresó con satisfacción que la misión de hacer ciencia en el deporte estos cinco años se ha venido cumpliendo con más de 30 proyectos de investigación que han tributado no solo al deporte de alto rendimiento, sino también a la cultura física y la recreación.

No obstante, debemos seguir avanzando porque no hemos hecho todavía todo lo que queremos, pero en este tiempo creo que las principales misiones y funciones por las que fue fundado el CIDC se han venido cumpliendo, aseguró.

Al referirse a los retos inmediatos de la institución dirigida por él, mencionó “seguir creciendo en la investigación, innovar, crear tecnología, software, integrarnos con todos los centros de investigación científica dentro y fuera del deporte, además de crecer como personas en el orden individual y en lo profesional”.

El CIDC, compuesto por 52 trabajadores, incluidos 32 investigadores y con una plantilla en la que el 52 por ciento de la fuerza laboral son mujeres, realiza estudios con enfoque multi e interdisciplinario que permiten abordar las necesidades estratégicas del sistema deportivo cubano.

Para ello cuenta con alta tecnología en áreas como la biomecánica, la cineantropometría y la psicología, además de poseer un gabinete metodológico y un observatorio técnico.

Uno de los 13 de su tipo a nivel mundial, ese centro llegó a su quinto aniversario con varios motivos para celebrar y con una meta definida para el presente y el futuro, incrementar su aporte desde la ciencia al desarrollo del deporte en Cuba. (Texto y foto: ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *