logo

La Habana, 5 oct.- La puesta en forma del equipo de clavados que representará a Cuba en los I Juegos Panamericanos Júnior de Cali es una tarea complicada y que ahora asume como jefe técnico el camagüeyano Hugo Pérez de Corcho.

La mayoría de los preseleccionados han estado casi dos años alejados de los entrenamientos por la pandemia de la COVID-19 y ahora tendrán que mostrar la mejor cara en apenas unas semanas.

“El plan de entrenamiento constará de ocho semanas, cuatro de físico porque lo necesitan como prioridad y luego entonces pasaremos a detalles más técnicos”, aseguró Pérez de Corcho a Jit, que le animó al diálogo en medio de una de las sesiones en el Complejo de Piscinas Baraguá.

El grupo de 12 clavadistas quedará en ocho luego de la segunda quincena de octubre y serán esos los que competirán a finales de noviembre en la urbe colombiana, donde se repartirán medallas en los trampolines de uno y tres metros, plataforma y equipo mixto.

“Ahora estamos haciendo énfasis en el trabajo del gimnasio, sobre todo en la cama elástica para buscar orientación y equilibrio, dos parámetros que son fundamentales en nuestro deporte”, aclaró el técnico, quien comparte responsabilidades con Yuderka Alemán y también contará con el apoyo de Jeinkler Aguirre.

“Competirán en los controles con programas sencillos porque no tenemos tiempo para otra cosa y luego que formemos el equipo entonces buscaremos elevar las dificultades”, adelantó respecto a lo planificado.

Entre las figuras convocadas a la preselección, todas menores de 20 años, se incluyen Anisley García, Carlos Daniel Ramos y Laidel Domínguez como los de mayor experiencia, por sus anteriores participaciones internacionales.

Anisley, campeona de la plataforma en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, no debe tener problemas para integrar el equipo y ya en la justa pudiera presentarse también en los trampolines.

Tampoco debe quedar fuera Carlos Daniel, quien se beneficia con una beca internacional en Kazán, Rusia, y no ha perdido entrenamientos, por eso en opinión de Pérez de Corcho debe ser el de más posibilidades de acceder a un podio en Cali.

“Estar en las finales de sus eventos es un objetivo claro para todos. Ya luego a disfrutar esa competencia, a buscar hacerlo bien, pero sabemos que es muy difícil exigir una medalla”, reconoció el experimentado entrenador, pues además del alto nivel que se reúne en el área, muchos de los países están preparándose para el campeonato mundial juvenil de principios de diciembre y llegarán en óptimas condiciones.

En cuanto a Laidel, principal exponente en los trampolines, tendrá que mostrarse bien en los controles pues Christian Morell y José Alfredo Quintana también optan por un puesto y tienen calidad para lograr un buen resultado.

Otro reto a enfrentar junto al corto tiempo de preparación será la posible adaptación a las condiciones de una instalación sin techo. La piscina Hernando Botero O´Byrne, de Cali, es al aire libre y eso influye en la ejecución de los saltos.

“Lo ideal será hacer al menos dos semanas de preparación en Matanzas, que tiene esas mismas características, no como aquí en la Baraguá que es techada. Pero con la COVID-19 eso no dependerá solo de la intención del Inder”, confesó Pérez de Corcho. (Texto y foto: Jit)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *