logo

La Habana, 8 oct.- La Fundación Nicolás Guillén inicia hoy un amplio programa de actividades académicas y artísticas, que abarcarán las diversas filiales de la institución en Cuba, para conmemorar la jornada de la cultura nacional.

El calendario de festejos propone este viernes la presentación del libro Cuando el béisbol se parece al cine, rubricado por Norberto Codina, bajo el sello de la editorial del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.

Desde la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, creadores como el realizador Arturo Sotto y el historiador Félix Julio Alfonso López, dialogarán en torno a las premisas que sustentan el volumen, que se acerca a la relación del béisbol, con la cultura e identidad de la mayor de las Antillas.

Las acciones diseñadas en el marco del día de la cultura en el país caribeño, que se celebra el próximo 20 de octubre, rinden tributo también al aniversario 120 de la Biblioteca Nacional José Martí y las siete décadas de uno de los textos icónicos de Guillén.

En tal sentido, la agenda incluye la realización del panel titulado 70 años de la edición príncipe de Elegía a Jesús Menéndez, del Poeta Nacional, en el cual participarán reconocidos estudiosos de su obra como la directora de la Editorial Sensemayá, Denia García Ronda, Francisca López Civeira y Nicolás Hernández, presidente de la Fundación Nicolás Guillén.

De acuerdo con Hernández, la obra del literato certifica su carácter antiimperialista y lucha por la justicia social, con una lírica donde se asienta el humanismo caribeño y la necesidad de eliminar los males que azotan a Cuba.

Nacido en la provincia de Camagüey, Guillén desarrolló una admirable labor como activista político y en defensa de los afrodescendientes, enmarcando su poesía en los procesos de mestizaje y transculturación. Del espíritu hacia la piel nos vendrá el color definitivo. Algún día se dirá color cubano, firmó el propio escritor en el prólogo Sóngoro cosongo, publicado en 1931 y testigo de la llamada poesía mulata o el negrismo de sus letras.

Con tres décadas dedicadas a estudiar, promover y conservar la obra de Gillén, la fundación que lleva su nombre protagoniza desde enero pasado una serie de actividades vinculadas a importantes efemérides y los proyectos que desarrolla en los ámbitos académico, sociocultural, comunitario, artístico y editorial. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *