logo

En Cayo Cruz, Camagüey, atención a inmigrantes haitianos que arribaron a Cuba (+ Fotos y Post)


Camagüey, 9 oct.- Desde hace varios meses en Cayo Cruz, al norte de Camagüey, solo es visible el ajetreo constructivo que no se detiene para el desarrollo turístico en esa zona. En la playa, el sonido del oleaje y el viento se adueñan del paisaje.

Pero en la tarde del domingo 26 de septiembre del 2021 se rompió esa rutina cuando se avista arribar una pequeña embarcación con personas a bordo.

Luego de ocho días de accidentada travesía, llegan en un guairo, un tipo de barco de escasas dimensiones que se usa en América, nada más y nada menos que 183 ciudadanos a la costa norte agramontina, quienes procedentes de Haití, pretendían alcanzar tierra de varias naciones, entre ellas, Estados Unidos.

Inicialmente eran 184, pero en el trayecto, uno de los viajeros fallece y queda en el camino, hasta que tras la avería que sufrió el motor auxiliar, los restantes logran desembarcar  en Cayo Cruz, a más de un centenar de kilómetros de la ciudad de Camagüey.

En las instalaciones del contingente de la construcción Camilo Cienfuegos, en Playa Jigüey, municipio de Esmeralda, los ciudadanos haitianos han recibido asistencia y atención durante más de una semana, en correspondencia con la vocación humanista y solidaria de la Revolución Cubana.

En entrevistas a un equipo de prensa, varios de ellos manifestaron conformidad con el trato y las atenciones recibidos, y relataron parte del duro trayecto, en el que “incluso nos perdimos, pero pudimos llegar a Cuba”.

Fue precisamente la salud con la que llegaron una de las primeras preocupaciones de las autoridades cubanas.

 Al respecto, el doctor Aliosky Manuel-Hossi Estrada, para quien esta experiencia ha enriquecido su corta carrera profesional con solo 30 años de edad y cuatro de graduado, explicó que algunos presentaban deshidratación y quemaduras de primer grado por la exposición al sol, y otros procesos infecciosos.

En todos los casos reciben el correspondiente tratamiento médico y evolucionan favorablemente, al tiempo que vale destacar que ninguno muestra contagio con la COVID-19 tras la aplicación de los exámenes.

Especial seguimiento se les brinda a los que poseen enfermedades crónicas, así como a las embarazadas y niños.

El licenciado Yonni Herrera Porro, del Servicio de Urgencias Médicas del Hospital de Esmeralda, acumula ya dos misiones internacionalistas como miembro de la Brigada Henry Reeve en el enfrentamiento a la COVID-19.

Para él, atender a este grupo de inmigrantes es una prueba más de los lazos de hermandad con Haití, donde desde 1998 se estableció la primera Brigada Médica Cubana, en aquel entonces tras el impacto de los huracanes Match y George.

“Esta es una experiencia maravillosa. Tener contacto con ciudadanos de otras naciones y demostrarles la grandeza de la medicina cubana, además de ayudarlos a enfrentar sus padecimientos. Ellos refieren que no conocían cómo eran los cubanos y están contentos por la atención integral: médica y de servicios”.

Caridad Pérez González, coordinadora de programas del Consejo de la Administración Municipal de Esmeralda, aseguró que sin escatimar costo alguno o recursos, el gobierno cubano ha procurado el bienestar de los inmigrantes haitianos, y se les suministra alimentos seis ocasiones al día, unido a ropas, zapatos, aseo personal y otras condiciones como televisión, juegos de mesa, y una pelota de fútbol para el esparcimiento.

En la sede del contingente de la construcción Camilo Cienfuegos, en Playa Jigüey, se hace notar la labor siempre humanitaria de la Cruz Roja Cubana, que con 28 voluntarios y Yoelvis Cardoso Sánchez al frente, demuestran la valía de los principios de esa organización.

“Lo fundamental es la protección de las personas y su bienestar, siempre respetando sus creencias y religión. Tratamos de cubrir todas sus necesidades y aunque muchos se han comunicado con sus teléfonos con sus familiares en Haití, a través del medio particular de uno de los voluntarios también lo hemos propiciado. Han visto confianza y seguridad en la Cruz Roja y nos hemos ganado su cariño”.

La asistencia brindada en Camagüey a los 183 inmigrantes haitianos, se corresponde con el compromiso solidario de Cuba con ese país, sin intromisión alguna en sus asuntos internos.

Al tiempo que se coordina el retorno seguro a la hermana nación, los inmigrantes reciben todas las atenciones y condiciones en una sede habilitada para ello; otra muestra del respeto mutuo, la solidaridad y cooperación entre ambos pueblos. (Texto: Juan Mendoza Medina/Radio Cadena Agramonte) (Fotos: del autor y cortesía de de testigos del hecho)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *