logo

La Habana, 10 oct.- Por mucho tiempo todavía la institución seguirá preservando el patrimonio de la humanidad y constituirá un potencial centro de animación de la vida cultural, proclamo la intelectual cubana Graziella Pogolotti en su artículo En la Biblioteca Nacional, que hoy publica Juventud Rebelde.

Cuenta que era todavía estudiante de bachillerato cuando empezó a frecuentar la Biblioteca Nacional, que instalada por aquel entonces en el vetusto Castillo de la Real Fuerza,  se fundó en octubre de 1901.

Expresa que el primer director de la institución, Domingo Figarola Caneda, para impulsar el proyecto fundador "tuvo que partir de la nada y se despojó de los libros atesorados durante su vida —algo más de 3 000 títulos— para constituir los fondos iniciales".

Carente de respaldo oficial, dedicaría 30 años de entrega a enriquecer el tesoro bibliográfico con el empleo de sus magros recursos y la persistente solicitud de ayuda a amigos y colaboradores, evoca Pogolotti.

Refiere que en 1959 la Biblioteca Nacional se instala en el edificio que hoy ocupa, concreción de un proyecto auspiciado gracias a la acción movilizadora de la Sociedad Económica de Amigos del País y que la institución se integraba orgánicamente a la obra de la Revolución triunfante en los campos de la educación y de la cultura, inseparables ambos en el proceso de construcción de un país soberano y orientado a la conquista de la plena dignidad humana.

Señala la escritora que en función de ese propósito, María Teresa Freyre de Andrade diseñó una estrategia atenida a las realidades concretas del entorno, que arrastraba las consecuencias del coloniaje y el subdesarrollo.

El tesoro documental, adecuadamente organizado y enriquecido con nuevas adquisiciones, se convirtió en fuente vital de creatividad para especialistas altamente calificados que pudieron plasmar obras relevantes en los ámbitos del pensamiento, la cultura, la historia y la literatura, comenta.

Sin renunciar a su función patrimonial, la Biblioteca devino centro animador de la cultura, asegura la escritora al destacar los valores de la institución. (Texto: ACN) (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *