logo

Camagüey, 15 oct.- El agradecimiento a profesores y familiares, y el llamado a ser médicos con una vocación cada vez más humanista, sobresalieron entre tantas emociones encontradas este jueves durante el acto de graduación de la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, de Camagüey, en su segundo momento.

Al decir de su Rectora, Doctora Tamara Chaos Correa, esta es una graduación diferente, que no se realiza en la Plaza de la Revolución ni en el acostumbrado mes de julio, pero con una significación especial por el impacto que han tenido estos jóvenes en el apoyo al enfrentamiento de la COVID-19 en la provincia.

Los 758 egresados que recibieron sus títulos entre estos dos días se incorporaron a la asistencia sanitaria desde que realizaron su examen estatal y son puntales claves para mantener la vigilancia epidemiológica en los diferentes escenarios donde se desenvuelven.

En ese contexto Chaos Correa destacó la elevada preparación científico técnica y la formación humanística que identifica a estos nuevos profesionales de la salud, a quienes reconoció por su actuar ejemplar y convocó para emprender este camino de entrega y desvelos con una dedicación total a los pacientes y sus comunidades.

Por su parte, Ernesto Cruz Peña, vanguardia más integral de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Universidad, resaltó que aunque esta ceremonia marcó el final de una importante etapa en sus vidas, también significa el comienzo de una más relevante aún, consagrados al deber de salvar vidas y preservar la salud, considerado como el más noble y humano de los oficios. (Texto y fotos: Gelsy Rodríguez Rivero/Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *