logo

La Habana, 17 oct.- La defensa en Cuba de su soberanía ante los intentos por desestabilizar el orden constitucional matiza hoy la realidad de un país que al mismo tiempo trabaja por recuperar su economía y transformar comunidades.

Autoridades de la isla caribeña y los propios ciudadanos apoyaron esta semana la prohibición de los gobiernos de varias demarcaciones de realizar una marcha inicialmente prevista para el 20 de noviembre, y cuyos fines consideraron ilegítimos y provocadores.

Evidentes son los vínculos de sus organizadores con instituciones y agencias financiadas desde Estados Unidos, que pretenden modificar el sistema político de la isla, como lo es también el respaldo a la convocatoria de operadores políticos que alientan desde ese país acciones contra la isla caribeña.

Cartas publicadas en los portales web de varias instancias gubernamentales de la isla caribeña en respuesta a la petición retomaron el articulado de la Constitución vigente, aprobada por el 86,85 por ciento de los votantes hace apenas tres años.

La carta magna define con claridad que en ningún caso resultan reformables los pronunciamientos sobre la irrevocabilidad del sistema socialista, de ahí que resulta anticonstitucional utilizar este derecho para derrochar el proyecto social elegido soberanamente por los cubanos, como aclaró un editorial del diario Granma.

Justamente, en su intervención virtual esta semana durante la reunión del Consejo Supremo Económico Euroasiático, con sede a Minsk, capital de Belarús, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, mencionó entre los desafíos globales la aplicación de medidas coercitivas que imponen los gobiernos injerencistas a algunos países.

Cuba es diana de esos intentos, pero frente a los ensayos de desestabilización y al arreciamiento del bloqueo de Estados Unidos, la isla caribeña continúa el impulso para revitalizar su economía, y aprobó en estos días cinco decretos-leyes para fortalecer al sector bancario, la atención a madres trabajadoras y la responsabilidad de las familias.

Continúan también los recorridos de la máxima dirección del país por diversas comunidades de las 65 que en la capital reciben una transformación integral, y esta semana correspondió al barrio La Corbata, del municipio habanero de Playa, donde el Ministerio de Turismo encabeza los cambios con un impacto económico y social.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, visitó además el proyecto Ciudad Inteligente, de la Oficina del Historiador de La Habana, al que catalogó hoy como novedoso y que aporta a la informatización de la sociedad.

El encuentro del mandatario con diversos sectores de la sociedad cubana constituye otro ejercicio constante en el panorama de Cuba, y esta vez en diálogo con miembros de la Academia de Ciencias de Cuba prevaleció el llamado a agilizar las soluciones de esa esfera con vistas al desarrollo de la nación.

También el jefe de Estado conoció esta semana de proyectos experimentales para la alimentación animal con plantas proteicas durante un recorrido por áreas productivas del municipio San José de las Lajas, en la occidental provincia de Mayabeque, donde el líder histórico, Fidel Castro, desarrolló este renglón.

La agenda del país estuvo marcada también en estos días por el recibimiento del general de Ejército, Raúl Castro, al vicepresidente del gobierno de la Federación de Rusia, Yuri Borisov, en encuentro donde ambos valoraron de excelentes los vínculos entre ambos países.

El ritmo de enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba en este escenario resulta positivo, ante la disminución de las cifras de contagio y el avance de la vacunación; no obstante, autoridades de la isla advirtieron sobre la necesidad de mantener la responsabilidad y el cumplimiento de las normas sanitarias. (Texto y foto: PL)


Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *