logo

Por Gelsy Rodríguez Rivero/Radio Cadena Agramonte.

Abdiel Mayedo Viamontes es un niño especial. La transparencia de su mirada, con la inocencia propia de sus apenas nueve años de edad, dibuja una sonrisa mientras extiende el bracito para el pinchazo salvador. Él es el único paciente con tratamiento de hemodiálisis actualmente en la provincia agramontina.

Bien conoce su historia la doctora María Mercedes Pérez Escobar, especialista de la Unidad de Métodos Dialíticos, perteneciente al Servicio de Nefrología del Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, en la ciudad de Camagüey.

“Hace alrededor de tres años este niño ingresó en el Servicio de Nefrología con necesidades de métodos dialíticos, que de inicio comenzaron con la diálisis peritoneal.

Luego de un año con este método, al tener agotamiento del capital peritoneal, tuvo la necesidad de comenzar la hemodiálisis, en lo que ya lleva ya dos años, clínicamente muy bien, con todos los parámetros que se le chequean mensualmente muy bien y en espera de que le llegue su trasplante renal.

A pesar de la delicada situación, su actitud tan positiva asombra a todos. Detalla la doctora Pérez Escobar que “desde que se le diagnosticó la insuficiencia renal crónica en estadio cinco, no filiada porque ya llegó en estadio terminal, junto a su familia aceptó y asumió la enfermedad de tal manera que siempre ha sido un niño muy cooperativo con todas las intervenciones sanitarias que ha requerido: desde la colocación del catéter para hemodiálisis hasta la fístula arterio-venosa, que son cirugías que se le han realizado, además de los pinchazos tres veces a la semana para la canalización de la fístula”.

Abdiel viene cada lunes, miércoles y viernes desde el poblado de Martí, en el municipio de Guáimaro, para su procedimiento médico, y ha sido tanto el tiempo pendiente de su evolución y dedicado a mejorar su calidad de vida, que ya lo consideran parte de la familia en el Hospital.

“Creo que el servicio completo de Nefrología, tanto médicos como enfermeras, trata a este niño como uno más de la casa”, confiesa su doctora, quien agrega que al pequeño se le brinda todo el conocimiento posible en aras de su bienestar.

Y como Abdiel hoy, otros niños han sabido del cariño y la profesionalidad de estos especialistas.

Según comenta la doctora María Mercedes “hace alrededor de cuatro años tuvimos cuatro niños en hemodiálisis, a los cuales ya se le realizó el trasplante renal y se reincorporaron a su vida social normal con gran calidad de vida”.

Por la recuperación de Abdiel y su reinserción a la sociedad siguen batallando médicos y enfermeras de la Unidad de Métodos Dialíticos,mientras esperan por un riñón para el trasplante.

Él, en medio de su timidez, quizás no lo dice, pero con la inocencia de su mirada tendrá siempre para ellos la sonrisa de agradecimiento. (Fotos: de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *