logo

La Habana, 20 oct.- El cáncer de mama ocupa el segundo lugar de incidencia en Cuba, de ahí la importancia de una atención temprana y tratamiento oportuno, a propósito de conmemorarse el Día Mundial de Lucha contra esa enfermedad.

El Sistema Nacional de Salud mantuvo la prioridad en esos pacientes desde el inicio de la pandemia de la Covid-19 en el país caribeño, cifra que en 2020 ascendió a unas tres mil 887, una tasa de 39,6 por ciento, y mil 714 personas perdieron la vida por esa causa (30,4), según estadísticas oficiales.

La doctora María Caridad Rubio, presidenta del Grupo Especial de Trabajo para el Control del Cáncer de Mama, informó que, aunque el 99 por ciento de los enfermos son mujeres, los hombres también pueden padecerlo, citada por el sitio web del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Rubio explicó que el principal riesgo es ser mujer, además de presentar antecedentes familiares de cáncer de mama, el uso abusivo de anticonceptivos orales, la menarquía precoz o una menopausia tardía, la nuliparidad (que deciden no tener hijos),

Asimismo, la edad madura en el primer parto, obesidad y adicciones como el alcoholismo y el tabaquismo.

La también especialista en Medicina General Integral y Oncología destacó la implementación de acciones de educación, prevención y promoción para la salud en la isla mayor de las Antillas, así como la atención a los pacientes desde el nivel primario, secundario o terciario en dependencia del diagnóstico.

Agregó que cuentan con un grupo de especialistas en Imagenología, Psicología, Genética, Oncología, Cirugía, Enfermería y Rehabilitación con una vasta experiencia y responsabilidad para garantizar la calidad de esos servicios.

Recordó el autoexamen de mama como una de las acciones de control para prevenir la enfermedad, el cual ha propiciado que un elevado número de mujeres asistan a las consultas luego de detectarse nódulos.

Junto a esa práctica, resulta necesario el control por parte del médico de familia del examen anual con el objetivo de detectar tumores cada vez más pequeños, además de la educación de la población en cuanto a los factores de riesgo de la enfermedad y la accesibilidad a los centros especializados.

El cáncer de mama es el más común a nivel mundial y registró el pasado año una cifra superior a 2,2 millones de casos. La Organización Mundial de la Salud refiere que alrededor de una de cada 12 mujeres tendrá la patología a lo largo de su vida y actualmente representa la principal causa de mortalidad en ese grupo poblacional. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *