logo

Foto: Fotograma del filme El ojo del canarioLa Habana, 23 oct.- El centro de Estudios Martianos realizó este viernes un panel dedicado al legado del maestro Rafael María de Mendive, quien fuera guía medular en la formación del Apóstol de Cuba, José Martí.

El encuentro, con sede en el salón Bolívar del centro cultural, permitió exaltar la trascendencia de la vida y obra del instructor, su pensamiento independentista y valores éticos que calaron hondo en su alumno Martí.

Coauspiciada por la Fundación Cubana de la Unesco, la cita reunió a los investigadores Jorge Lozano, asesor de la oficina del Programa Martiano; Joseph Trujillo, vicepresidente de la entidad sede y María Caridad Pacheco, vicerrectora de investigaciones.

Varias actividades sesionan por estos días en la capital cubana y otras provincias del país para rendir homenaje al destacado intelectual y patriota, a propósito del bicentenario de su natalicio este 24 de octubre.

En la escuela que lleva su nombre en La Habana aconteció un acto que incluyó un recorrido por los simbólicos salones del antiguo colegio de San Pablo donde estudió José Martí y una gala cultural con música, danza y tertulia.

La institución educativa de la enseñanza primaria, inaugurada en septiembre de 2018 como digno tributo a la historia de Cuba, integra la red de escuelas asociadas a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y promueve sus valores y principios.

En aquel momento el Historiador de La Habana, Eusebio Leal, expresó: “era necesario rescatar la historia de ese lugar que durante casi dos siglos sufrió diversas modificaciones constructivas para ahora utilizarlo en la formación de los pinos nuevos”.

Educar, enseñar y aprender entre estas paredes en las que el Apóstol aprendió la importancia del amor a la libertad y a la patria, el decoro, la humildad y la dignidad, servirá de motivación para las nuevas generaciones de alumnos y maestros, afirmó.

Ubicado en la calle Prado, la entidad  fue el sitio de formación académica y patriótica del Héroe Nacional de Cuba y su amigo Fermín Valdés Domínguez, pues allí se desarrollaban encuentros de literatura y reuniones de carácter patriótico.

Sobre Mendive escribió una vez el Apóstol: ¿cómo quiere que en algunas líneas diga todo lo bueno y nuevo que pudiera yo decir de aquel enamorado de la belleza, que la quería en las letras como en las cosas de la vida, y no escribió jamás sino sobre verdades de su corazón o sobre penas de la Patria? (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *