logo

Por Gladys Dailyn Morera Cordero/ Radio Cadena Agramonte.

Los mineros se enfrentan a una combinación de circunstancias de trabajo en constante cambio en esas casas sin luz natural o a cielo abierto en las que se desempeñan. De esta certeza conoce Alden Luis Estrada Fines, con más de veinte años de labor en tales menesteres.

Sobre sus hombros tiene la responsabilidad de ser el especialista de minas en la Unidad Empresarial de Base Cromo Camagüey, donde dirige a una brigada de hombres que compara con la caballería de Ignacio Agramonte por el esfuerzo y el tiempo que dedican a su trabajo.

En el diálogo habla siempre en colectivo y comparte experiencias y conocimientos que se traducen en la búsqueda de soluciones ante el déficit de piezas de repuesto.

“Estos 26 años dedicados a la minería han representado mucho. Lo que hago es parte inseparable de mi vida y tengo el apoyo de mi familia, aunque no es fácil, porque salgo a las cinco de la mañana de la casa y regreso muchas veces a las ocho de la noche.

“A pesar del aseguramiento de los medios de protección, esta sigue siendo la ocupación más peligrosa si tenemos en cuenta el número de personas expuestas al riesgo, pero nunca he pensado en ello. La clave está en cuidarse y estar concentrados”.

Los diez años de labor en la Oficina Nacional De Recursos Minerales, que le permitió realizar una maestría en Japón y cumplir tres años de misión internacionalista en Angola, le avalan un currículo y experiencia puestas a disposición de los yacimientos en Camagüey, y asegura que la provincia y el país tienen muchos recursos minerales importantísimos y de gran valor para la economía en la Mayor de las Antillas, que exigen tener un corazón de oro y voluntad de acero. (Fotos: de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *