logo

La Habana, 20 nov.- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba ratificó hoy su apoyo y solidaridad a la decisión de Nicaragua de denunciar la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) y renunciar a ese foro regional.

#Nicaragua otra vez dando lecciones de soberanía y dignidad, valores escasos en estos tiempos. Desde #Cuba todo el apoyo ante la valiente decisión de abandonar el Ministerio de Colonias Yanqui, como nombrara nuestro canciller de la dignidad a la OEA.https://t.co/1iZXskbz5d

— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) November 20, 2021

Según una declaración de la cancillería, el bloque “ha callado en múltiples ocasiones ante golpes de Estado en nuestra región, ha sido cómplice de intentos de aislamiento e intervenciones militares y ha apoyado agresiones económicas”.

El comunicado denuncia que la OEA fue el instrumento servil de Estados Unidos para orquestar el golpe de Estado en Bolivia (2019), que incluyó el uso de la violencia contra cargos e instituciones electas.

“Las relaciones hemisféricas necesitan una transformación profunda basada en el estricto respeto al Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, incluidos los principios de autodeterminación e independencia de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos y la igualdad soberana”, subraya el texto.

Además, enfatiza en que el único camino posible es la unidad e integración en el área y el compromiso común con la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en La Habana en enero de 2014.

La cancillería del territorio centroamericano envió este viernes una carta de denuncia al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y comunicó su decisión de retiro definitivo de ese foro.

El titular de Relaciones Exteriores nicaragüense, Denis Moncada, recordó los pronunciamientos de condena a las acciones injerencistas de la organización, desde poderes estatales como la Asamblea Nacional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Nacional Electoral.

El canciller también reconoció el apego de esa nación a cuestiones como la abstención del uso de la fuerza, las amenazas y la no imposición de medidas unilaterales, ilegales y coercitivas, elementos de obligado cumplimiento para la OEA, si bien los desconoce y transgrede continuamente de manera irresponsable.

A su juicio, el organismo internacional es un foro político diplomático, surgido bajo la influencia de Estados Unidos como instrumento de injerencia y su actuar respecto a Nicaragua demuestra su misión como facilitador de la hegemonía de Washington y su intervencionismo sobre las naciones de América Latina y el Caribe. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *