logo

Todavía se ve el tabaco arder mientras prenden las ideas, se dibuja la silueta de la barba plateada y unas manos de maestro alzan dedos como punteros-guías. Los pasos, con botas de gigante, siguen marcando el camino.

Hace cinco años ya que la noticia estremeció al mundo y desde entonces el hombre-símbolo se nos hizo eterno. Eterno no en una foto, una frase, una consigna; eterno en el ejemplo, en la vivencia, en la enseñanza; en esos que vuelven siempre a su impronta para parecérsele, o al menos acercársele.

Muy cerca de Fidel me he sentido varias veces, muchas, incluso, después de su partida física. Desde Birán hasta Santa Ifigenia, pasando por el Moncada, el Presidio Modelo y la Sierra Maestra, he tenido la oportunidad de vivirlo, allí donde tantas huellas dejó para la historia; pero nunca lo tuve tan presente como cuando vi a mi hijo inmunizado con su esquema completo de vacunación contra la COVID-19.

Allí, en su bracito izquierdo, donde la inyección dejó una marca de vida, también decía “Yo soy Fidel”. Ese es el Fidel que yo quiero: el que renace en cada obra humana que hace inmensa a esta Revolución, en cada heroicidad cotidiana de tantos hombres y mujeres que incluso desde el anonimato son los verdaderos protagonistas del homenaje, del que realmente importa.

Ellos, los que sanan y salvan vidas, los que instruyen y educan, los que siembran y producen, los que materializan la justicia social y la equidad de género, los que garantizan el orden y la tranquilidad ciudadana, los que innovan y se reinventan, los que construyen, confían y defienden lo que ama. Con todos, me quedo yo.

Voy con quienes, como él, tienen a Cuba por encima de todo y a pesar de todas las presiones, como el compromiso más sagrado.

De Fidel nos faltó mucho por aprender, pero si algo nos legó a varias generaciones fue la convicción de que cuando se lucha por lo que se ama, y a ello se le dedica hasta el último aliento, sobran razones para resistir y multiplicar la esperanza. (Gelsy Rodríguez Rivero/ Radio Cadena Agramonte) (Foto: Internet)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *