logo

Por: Dayessi García Sosa y Gladys Dailyn Morera Cordero/ Radio Cadena Agramonte.

La bondad, el cariño y su amplia sonrisa son huellas latentes en la vida de los que lo recuerdan con tanta devoción; su espíritu de sacrifico, entrega y abnegación fue el secreto para impregnar su esencia en cada lugar, en cada paso.

En un día tan memorable se reunieron sus compañeros de trabajo, sus amigos, su familia, para brindar un merecido homenaje póstumo al Doctor Ángel Miranda Navarro.

La Consulta Externa del Hospital Provincial Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, lugar que él dirigiera por más de 15 años, lleva desde hoy su nombre como muestra imperecedera de la significación de un galeno de altura para la medicina camagüeyana.

“Siempre fue una persona maravillosa con una alegría que contagiaba, era el primero en todas las actividades y el buen trato hacia los trabajadores nunca faltó. Él escuchaba mucho una canción que se llama Pelotero a la bola, porque le gustaba la música cubana, y cuando estábamos en el surco de caña o sembrando boniatos allí estaba él cantando”, dice conmovida Herenia González González, trabajadora de esa institución de Salud.

Para sus hijos Isabel y Ángel, recordar a “Papi Miranda” es sentir la emoción de saberlo vivo.

“Mi padre es un ejemplo de tenacidad, abnegación, sencillez y humildad; tenía un afán desmedido por la vida humana. Son muchos los recuerdos, porque ese padre y ese médico para nosotros lo fue todo; si algo tengo que decirle en el lugar donde se encuentre es: gracias papi, gracias por todo”, expresó la Doctora Isabel de los Ángeles Miranda Funcia.

“Hoy ha sido un día muy emotivo para todos, y aunque se hayan derramados algunas lágrimas estamos muy contentos porque la familia que creó mi papá no sólo se centra en mi hermana, mis sobrinos y yo, la familia de mi papá es muy grande y está diseminada precisamente en todos los que lo quieren, en todos los niños que mi papá le puso su amor y dedicación, en todos los amigos que aún tiene”, finalizó el cardiólogo Ángel Esteban Miranda Fragoso.

La Distinción XXX Aniversario de la fundación de la Universidad de Ciencias Médicas, la Distinción por la Excelencia Doctor Manuel Beira por una fructífera vida dedicada a la Salud y cuidado de los niños camagüeyanos, y el Reconocimiento especial por su participación en la lucha contra el cáncer son sólo algunos de los lauros en la intachable trayectoria de un hombre que fue pura bondad y amor.

El Doctor Miranda se recordará siempre como el pediatra de los niños, el entrañable amigo, el cubano honorable  y el extraordinario ser humano. (Fotos: de las autoras)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *