logo

Aunque cada amanecer del 7 de diciembre es un momento de grandeza, altruismo e internacionalismo, el corazón de las familias se estremece al recordar a sus hijos y hermanos que perdieron la vida en la heroica epopeya de África.

A 125 años de la caída en combate del Lugarteniente Antonio Maceo Grajales y su ayudante Panchito Gómez Toro, el pueblo camagüeyano, encabezado por las máximas autoridades de la provincia, rindieron homenaje también a dos grandes de la historia de Cuba.

 En la plaza que inmortaliza el nombre del Titán de Bronce los agramontinos marcharon en peregrinación hasta el Cementerio General de la ciudad para rendirles honores a los combatientes internacionalistas, cuyos restos retornaron a Cuba hace 32 años como parte de la Operación Tributo. (Yadira Nuñez Figueredo/Radio Cadena Agramonte) (Fotos: Humberto Cid González/ Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *