logo

Por Arailaisy Rosabal García/ Radio Cadena Agramonte.
lasy@rcagramonte.icrt.cu


La década de 1980 sorprendió al mundo con el descubrimiento del virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), que en la actualidad padecen cerca de 40 millones de personas.



El 75% de esa cifra de infectados se concentra en las regiones del sur del Sahara y Asia meridional, en las que aproximadamente cinco millones se ven privados de recibir terapia antirretroviral, por lo costoso que resulta para una población mayoritariamente sumida en la pobreza extrema. No es casual pues, que los mayores índices se reporten en dichos territorios, donde además, prevalece el desconocimiento y la ignorancia, resultado de una educación deficiente.

Diversas organizaciones internacionales, preocupadas por el creciente número de contagiados de SIDA -a punto de constituir una epidemia- y por otras enfermedades de transmisión sexual, han lanzado variadas campañas encaminadas a revertir la situación. Naciones Unidas, por ejemplo, ha creado una agencia especializada en el estudio, el impacto y el enfrentamiento al virus, que apuesta, fundamentalmente, por la educación como el mejor camino para combatirlo.  

 

Cuba, desde hace ya diez años, a través del programa del Centro de Prevención de las ITS/VIH/SIDA, desarrolla con éxito grandes campañas informativas y de orientación, que han logrado romper muchos tabúes imperantes en la sociedad cubana, y que a la larga, podían aumentar el riesgo de un contagio.

Las consejerías anónimas -servicio  especializado que funciona en cada una de las provincias del país- tienen un papel decisivo en la educación sexual de la población, y el apoyo a quienes resultan seropositivos al VIH. Su trabajo se centra en ofrecer información especializada y personalizada, ayuda psicológica, emocional, y, en caso de ser necesario, agiliza la aplicación de la prueba rápida de detección del virus.

Asimismo, todas las personas que requieren procedimiento antirretroviral, lo reciben de manera gratuita y sistemática, en cualquiera de las 320 unidades médicas que ofrecen este servicio en Cuba.

Gracias al accionar del país, las vías de transmisión sanguínea y materno-infantil, han sido eliminadas como problemas de salud, siendo la sexual la predominante.

No obstante todo lo que se hace en materia educativa y de orientación, según datos del Ministerio de Salud Pública, anunciados por el semanario Trabajadores, la proporción de contagiados en el 2009, es de 13,8 por cada 100 mil habitantes, con una marcada preponderancia entre los hombres; y en orden de frecuencia las edades más afectadas son las comprendidas entre 25 y 29 años, 30 y 34, y 20 y 24 años.  

De acuerdo con estos estimados, está claro que el trabajo preventivo con los jóvenes debe ser constante y superlativo, enfocado a la formación de conductas sexuales responsables, y la supresión de ciertos estereotipos resultado de una cultura patriarcal.

Que este 1ro. de diciembre, cuando se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, sea propicio para concientizar a la población de todo el orbe, en tales empeños.  



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *