logo

Danny Glover, Gerardo Hernández y Saúl Landau.La Habana, 12 dic.- Una contundente denuncia contra las acciones anticubanas resultó el documental Que el verdadero terrorista se ponga de pie, del estadounidense Saul Landu, el cual tuvo su premier mundial en el cine Chaplin, en esta capital.



Considerada una presentación especial del XXXII Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, este audivisual de 90 minutos de duración, esboza las acciones terroristas contra Cuba, gestadas desde los Estados Unidos, en los últimos 50 años con testimonios  irrebatibles en las voces de asesinos connotados como Luis Posada Carriles y Orlando Bosch.

Verdades como templos son las que Landau expone al ahondar con agudeza en esos siniestros personajes y otros de similar laya, quienes como la congresista republicana Ileana Ros Leithenen no vacila en convocar a quien quiere asesinar al Comandante en Jefe Fidel Castro, desde su propia oficina de legisladora del Congreso Norteamericano.

A la función asistieron Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento Cubano, Omar González, presidente del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos, un numeroso grupo de familiares de los cinco cubanos antiterroristas injustamente encarcelados en Estados Unidos y miembros, participantes y equipo técnico del documental.

Saul Landau es un destacado periodista, académico y cineasta estadounidense, cuya obra ha estado focalizada en buena parte en Latinoamérica y goza de amplio reconocimiento internacional.

Por la inquisitiva e inteligente lente del cineasta desfilan miembros de la Central de Inteligencia, el Buró Federal de Investigaciones, ambos de Estados Unidos, políticos, abogados y otros profesionales que desnudan la verdadera entraña de las acciones contra el pueblo cubano.

Por otra parte muestra también una larga entrevista telefónica, desde la prisión de Victorville, con el luchador cubano Gerardo Hernández Nordelo, integrantes de los Órganos de la Seguridad de Cuba y otros testimoniantes que completan el balance perfecto para que cada quien saque sus propias conclusiones.
Irrebatible y mesurado, “Que el verdadero terrorista se pongan de pie” es una de esas obras que por su concepto y valores formales está llamado a perdurar. (AIN).

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *