logo

Camagüey, 23 sep.- Juguetes, prendas de vestir, dulces y confituras, integraron el donativo entregado hoy por campesinos del municipio de Vertientes a las salas de Oncología y Hematología del Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, de la provincia de Camagüey.

El intercambio con personal ajeno a la institución es muy importante para la recuperación de esos niños, ya que la alegría que les transmiten los visitantes -con juegos, cuentos y canciones-, favorece la respuesta positiva del sistema inmunológico, explicó el doctor Manuel Oliva Palomino, profesor y especialista en Oncopediatría.

Añadió que ese servicio, además de proporcionar los medicamentos requeridos por los pacientes de cáncer, ofrece una atención integral con psicólogos y rehabilitadores físico-motores y trabajadores sociales.

Odalys Quesada, madre de la pequeña Yenislén, ingresada en la sala de Hematología, constató la calidad humana del equipo médico del hospital y agradeció el gesto solidario de los campesinos, mientras su hija sonreía con su nuevo set de enfermería de juguete y aseguraba que escogería esa profesión.

Mercedes Santana, miembro del Buró Nacional de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), asistió a la visita y manifestó el compromiso de esa organización con el sistema de salud en Cuba, al cual suministran también frutas, vegetales, viandas, leche y carne para la alimentación de los enfermos.

En el encuentro, se explicó que el tratamiento de un niño con cáncer puede costar más de 150 mil dólares; sin embargo, a pesar del bloqueo impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos a la Isla, el Gobierno no escatima recursos para proteger a la población. (AIN).



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *