Lunes, 26 de Julio de 2021
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Lunes, 26 de Julio de 2021
Martes, 03 de Febrero de 2009 - 15:57:03 | 23293 | |

Gertrudis Gómez de Avellaneda, Tula de amor y poesía

En este artículo: Hijos Ilustres, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Tula, poesia, amor, escritora



Por Mariela Peña SeguíGertrudis Gómez de Avellaneda, Tula de amor y poesía. (Foto: Archivo).

Corría el año 1814 en la vetusta ciudad de Santa María del Puerto del Príncipe. Era justamente el 23 de marzo. En la casona marcada por el número 22 de la calle de San Juan, vio la luz ese día la poetisa camagüeyana Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Nacida en una época difícil, sobre todo para una mujer con sus aspiraciones, sus inquietudes y su posición ante la vida, Tula, como también se le conoció, dejó inscripto su nombre en el parnaso de esta tierra, de Cuba y de toda la hispanidad.

Su vida estuvo marcada por el dolor desde los tempranos años de su juventud; la muerte de su padre trajo a su existencia, quizás, la necesidad y el encanto de las letras, aunque cuentan que desde niña era rebelde y caprichosa, como suelen ser los artistas.

Su primer viaje a España, motivado por las segundas nupcias de su madre con un español, la llevaron definitivamente a su encuentro con la literatura y a adoptar como escritora el seudónimo de La Peregrina, que la acompañaría de por vida.

Pero pronto sobrevino en aquellas lejanas regiones nuevamente el dolor. Apenas unos meses después de haberse casado, su esposo murió, y Tula quedó apenada y sola, aunque supo renacer de sus cenizas como ave Fénix, y seguir su fructífera vida literaria.

Años después el amor llama de nuevo a su puerta y se casa entonces con el coronel Domingo Verdugo.

Por esta época estrena su drama Baltasar, su obra cumbre, a cuyo estreno asistió la reina, para obsequiarla luego con un brazalete de brillantes.

Gozando de toda la felicidad con que podía soñar: el amor de su esposo y una fama bien ganada, la Avellaneda regresa a su patria, y el 27 de enero de 1860, La Habana la corona de laureles, rindiendo tributo a una cubana singular.

Luego de la muerte de su segundo esposo regresa a España, donde ha muerto también su hermano y la reina ha sido destronada.

Allá murió, el 2 de febrero de 1873, sola, enferma, envejecida prematuramente y triste, como siempre, esta mujer a cuyo entierro asistieron, por capricho del destino, sólo doce personas, entre ellas el camagüeyano José Ramón de Betancourt, quien colocó sobre su pecho la corona que merecía a nombre de la tierra que la vio nacer.

Su obra es extensa y sentida: poesía lírica y dramática, prosa epistolar, teatro, novela y entre toda destaca su correspondencia con Cepeda, el gran amor de su vida, no correspondido totalmente, quizás, porque la Avellaneda no era mujer de amores a medias, y quería recibir como pago la misma cantidad de amor que ella ofrecía.

Fue esa forma de amar, tan liberada, fue su carácter independiente, y las críticas que estas actitudes le valieron ante algunos contemporáneos suyos, lo que impidió que formara parte de la Real Academia Española de la Lengua.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, a pesar de haber sido una autora muy valorada en su época, pasó después por un período de olvido, pero la crítica actual la considera una precursora del feminismo moderno, tanto por su condición vital como por la fuerza que le imprimió a sus personajes femeninos literarios.

Cada día, cada año, las letras cubanas se nutren más con la vida de una mujer, toda pasión y dolor, toda inteligencia y disposición, toda letra y palabra, y que vio la luz en esta tierra camagüeyana.

 

 

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Julio 2021
DoLuMaMiJuViSa
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2021, Camagüey, Cuba.