logo

Por Airam Fernández Casas/ Radio Cadena Agramonte.
airam@rcgramonte.icrt.cu

Próxima a comenzar en Cuba está la quincuagésimo primera Campaña de vacunación Antipolio. En esta oportunidad más de medio millón de niños quedarán inmunizados contra una enfermedad que antes del 1959 afectaba anualmente a alrededor de 300 infantes y constituía un grave problema de salud.


La primera de estas campañas comenzó el 26 de febrero de 1962 y tres meses después ya se reportaba el último caso.

Pero no fue la polio la única dolencia eliminada aquí; enfermedades como el paludismo, la tosferina, la rubéola, el tétanos neonatal, la difteria, el sarampión, el síndrome de rubéola congénita y la meningoencefalitis posparotiditis, dejaron de traer dolor y muerte en la familia cubana.

Además otras como el tétanos, las infecciones por Haemophilus influenzae tipo B, la hepatitis B y la meningitis meningoccócica reportan tan bajas tasas de incidencia que dejaron de constituir un problema sanitario.

Con la creación y el perfeccionamiento del Programa Nacional de Inmunización en el mayor archipiélago de las Antillas toda la población menor de 62 años está protegida contra 13 enfermedades.

Cuba dispone en la actualidad de 11 compuestos inmunobiológicos -ocho de ellos de producción nacional-, y cuenta entre sus méritos el haber sido el primer país entre los subdesarrollados en producir una vacuna pentavalente a lo que han seguido avances con otros complejos inmunógenos.

El Programa Nacional de Inmunización está dirigido a toda la población, se integra a la atención primaria de salud, y activa la participación de organizaciones de masas como los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas, además de estar caracterizado por su total gratuidad.

Hoy en el mundo unos tres millones de niños mueren a causa de la polio, mientras otros quedan con secuelas muy graves, entre las que se encuentra la parálisis; sin embargo, en esta pequeña nación caribeña todo un arsenal de personas y recursos se moviliza para llevar hasta el último pedacito de tierra esas “goticas” que garantizan el futuro de nuestra infancia.

Este es un hecho irrefutable, ¿Habrá mayor garantía de Derechos Humanos?




Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *