logo

POR CUANTO: Las protestas del pueblo de Honduras y su presidente legítimo Manuel Zelaya contra los golpistas que rompieron brutalmente el orden constitucional en ese país, cumplen ya un mes de heroica resistencia.

POR CUANTO: La Asamblea General de la ONU, la OEA, el ALBA, el Grupo de Río, SICA y más recientemente los presidentes de las naciones sudamericanas en la Cumbre de Asunción condenaron el golpe y exigieron la restitución inmediata del Presidente legítimo.

POR CUANTO: En igual sentido se han pronunciado la Unión Interparlamentaria (UIP), la Confederación Parlamentaria de las Américas (COPA), el Foro Interparlamentario de las Américas (FIPA), el Parlamento Andino y la reunión de parlamentarios latinoamericanos de Quito, entre otros.

POR CUANTO: Es un hecho de suma gravedad la ruptura del orden democrático en la región, donde, en un número creciente de países, se han estado produciendo de forma pacífica cambios económicos y sociales en beneficio de los sectores tradicionalmente excluidos.

POR CUANTO: Los días transcurridos han servido para ver con más claridad el papel de cada uno de los conjurados en el Golpe de Estado en la hermana nación, correspondiendo a los legisladores de la derecha hondureña la incalificable misión de dar visos de legalidad a la salvaje acción, con procedimientos de delincuencia común como la falsificación de documentos.

POR CUANTO: El régimen usurpador ha asesinado, secuestrado, golpeado, herido, mentido, amenazado y aterrorizado a cientos de miles de hondureños y desafiado a la comunidad internacional, así como establecido medidas de excepción como el toque de queda, cercenado las libertades individuales, ha impuesto la censura de prensa y reprimido la libertad de expresión.

POR CUANTO: La extrema derecha estadounidense promotora del golpe se apoyó en sus aliados de la oligarquía local, en mandos militares de tenebrosa historia durante la guerra sucia en los años 80, en el propio Departamento de Estado, auxiliados todos por el mandatario costarricense en la tarea de ganar tiempo para legitimar al Gobierno de facto, amortiguar la ola de repudio internacional y debilitar la movilización popular.

POR CUANTO: El uso de la fuerza contra el pueblo recuerda el espantoso baño de sangre ocasionado por las dictaduras militares en numerosos países de América Latina, impuestas por Estados Unidos cuando estos consideraban el peligro sus intereses.

POR CUANTO: Como consecuencia del golpe en su país, se ha elevado la conciencia del pueblo hondureño que va perfilando un frente cívico por la restauración de la democracia y el regreso de su Presidente, en el cual se integran los movimientos sociales, personas honradas, militantes de partidos tradicionales y de otros sectores de la sociedad indignados por tanta afrenta a su Patria.

Las diputadas y diputados, reunidos en el Tercer Período Ordinario de Sesiones de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba.

ACUERDAN

LLAMAR a todos los parlamentos y parlamentarios de América y del Mundo a exigir al gobierno de los Estados Unidos que cese su intervención en Honduras, deje de prestar apoyo militar a los golpistas y retire de ese país su Fuerza de Tareas.

CONDENAR cualquier maniobra tendiente a prolongar los sufrimientos de los ciudadanos de esa hermana nación, a escamotearles sus derechos y a legitimar las acciones del régimen de facto.

EXIGIR el regreso incondicional a su cargo de Manuel Zelaya Rosales, único Presidente legítimo y constitucional de Honduras.

DEMANDAR, mientras no sea restablecida la institucionalidad en ese país, la suspensión del Congreso Nacional de Honduras de las organizaciones parlamentarias internacionales, e interrumpir cualquier relación con legisladores comprometidos con el golpe.

PROCLAMAR su solidaridad con el pueblo hondureño que enfrenta heroicamente la represión brutal, consciente, además, de que si quedan impunes los golpistas ningún otro país podrá vivir tranquilo ni ejercer en paz sus derechos democráticos.

RECONOCER el derecho de los hondureños, como cualquier otro pueblo, a la resistencia frente a la tiranía y a gobernarse a sí mismos en ejercicio de su autodeterminación y soberanía.

Dado en La Habana, el 1º de agosto de 2009. “Año del 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución”



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *