logo

Damasco, 16 ago.- El ministro sirio de Información, Omran al-Zoubi, criticó a Estados Unidos y sus aliados por obstaculizar la celebración de la Conferencia de Diálogo de Ginebra, mientras incrementan el apoyo logístico a las bandas mercenarias que buscan derrocar al Gobierno.

Durante una conferencia de prensa la víspera, en la costera ciudad de Latakia, la cual visita desde hace varios días, al-Zoubi se refirió a los pasos implementados por las autoridades para establecer un diálogo nacional y garantizar el retorno de los ciudadanos desplazados, destaca este viernes el canal oficial de noticias.

En este sentido, aludió al Programa Político, documento expuesto a inicios de año por el presidente Bashar al-Assad, en el cual se plasma una hoja de ruta para el fin del contencioso y que aboga por negociaciones soberanas entre todos los partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía.

También subrayó las facilidades y garantías dadas por el Gobierno para que un equipo de expertos de Naciones Unidas visite el país en los próximos días e investigue las numerosas denuncias de uso de armas químicas por parte de grupos extremistas.

Luego de la primera Conferencia de Diálogo en la ciudad suiza, en junio de 2012, naufragaron sus acuerdos de decretar el fin de las hostilidades y la conformación de un gobierno de transición que integrara a todas las fuerzas políticas y preparara nuevas elecciones, entre otros aspectos.

El aumento en el envío de mercenarios y fundamentalistas asociados a la red terrorista Al Qaeda, así como la entrega de pertrechos bélicos, recursos financieros y entrenamiento a los grupos opositores por parte de Washington y sus aliados regionales, derivaron hacia una agudización del contencioso y exacerbación de la violencia.

Rusia y Estados Unidos acordaron celebrar una nueva reunión conocida como Ginebra-2, en una fecha que se enfrenta a continuas postergaciones debido a fuertes divergencias para invitar a Irán a la cita y ante la persistente negativa de la oposición externa de sentarse a la mesa de negociaciones.

El titular sirio de Información advirtió que Damasco rechaza cualquier negociación sobre un gobierno de transición en Siria con plenos poderes ejecutivos que pueda sustituir al presidente para controlar el Ejército y la seguridad.

Un Gobierno de transición de tales características supone que los poderes del Ejecutivo, tales como supervisar las instituciones militares y de seguridad, serán puestos bajo control de un gobierno que combinaría la oposición y la no oposición, indicó el Ministro.

Consideró que "esa idea israelí-estadounidense", pretende conducir a la institución militar hacia la trampa de la desintegración.

No permitiremos que eso suceda sin importar lo que hagan, aseveró al-Zoubi.

Estados Unidos, junto a sus aliados occidentales y de Oriente Medio, así como la oposición externa siria, insisten en la dimisión del gobernante como condición previa para efectuar negociaciones que conduzcan al fin del conflicto armado.

La primera Conferencia de Ginebra evitó pronunciarse sobre el papel que desempeñaría el mandatario en el propuesto Gobierno de transición.

El propio al-Assad ha reiterado en varias ocasiones que cumplirá con su mandato constitucional hasta 2014, cuando deben efectuarse nuevas elecciones, y que será la ciudadanía mediante su voto la que determine si él se marcha o continúa en el cargo. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *