logo

San Petersburgo (Rusia), 6 sep.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró hoy su decisión de realizar un ataque militar contra Siria, y señaló que continuará en busca de apoyo internacional a sus planes.

Obama repitió sus alegaciones contra el Gobierno de Bashar Al Assad por el supuesto uso de armas químicas, acusaciones que rechazan las autoridades de Damasco por considerarlas un pretexto para una agresión armada.

En una conferencia de prensa al finalizar la Cumbre del Grupo de los 20 (G20), el mandatario admitió que algunos de sus colegas quieren un aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y dijo que respeta a quienes piensan que es inaceptable un ataque sin esa autorización.

Según Obama, este principio no puede aplicarse en este caso, debido a la inacción del Consejo porque, en su opinión, "ese órgano está prácticamente paralizado para una decisión sobre el tema del conflicto sirio".

El Jefe de la Casa Blanca anunció que el próximo martes dirigirá un mensaje a los estadounidenses, con el fin de explicar los basamentos de sus intenciones de atacar al país del Levante.

Obama señaló que en los últimos días habló sobre el asunto con sus colegas del G-20, y que continuará tratando de buscar apoyo internacional para una intervención armada.

El mandatario se negó a responder directamente a la pregunta de si ordenaría un ataque en el caso de que el Congreso no lo autorice, y se limitó a decir que confía en que recibirá el beneplácito parlamentario.

En ese sentido, el viceasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tony Blinken, dijo hoy en Washington que Obama no tiene intenciones ni desea realizar un golpe militar contra Siria sin la autorización del Congreso.

Según Blinken, el gobernante tiene la autoridad legal para propinar los golpes coheteriles, pero no la utilizará sin la anuencia congresional.

En los últimos días, funcionarios de la administración han declarado que el Jefe de la Oficina Oval realizaría sus acciones antisirias, incluso por encima de una negativa del Capitolio.

Según las encuestas más recientes, más de 60 % de los estadounidenses están en contra de realizar una acción militar contra la nación levantina. (PL) (Foto: Archivo.)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *