logo

Por Raysa Mestril Gutiérrez/Radio Cadena Agramonte.

A las puertas de la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) -que para orgullo nuestro tiene a Cuba como anfitriona los días 28 y 29 de enero- disfruto retomando el ensayo “Nuestra América”, del  Héroe Nacional cubano José Martí, publicado en 1891 en el periódico mexicano El Partido Liberal, desde el cual nos llamaba precisamente a esa integración pacífica que hoy nos ocupa.

“Allí donde se gobierna, hay que atender para gobernar bien; y el buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país. El gobierno ha de nacer del país”. Así dijo Martí, y hoy se ratifica que solo los pueblos son capaces de defender la unidad regional cuando lo que le ofrecemos está de veras enraizado con sus necesidades.

En “Nuestra América” el Héroe Nacional cubano señaló: “El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”, y la CELAC, como organismo integrador,  precisamente defiende ese presupuesto, y busca, además, una integración más profunda a partir de las características y decisiones de cada uno de sus países miembros.

 Martí dijo: “Injértese en nuestras Repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras Repúblicas. Y calle el pedante vencido; que no hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas”.

Actualmente, los 33 estados miembros de la CELAC buscan, con percepción de desarrollo y armonía, la amistad y cooperación con el resto del mundo pero, eso sí, desde su indiscutible principio de independencia,  soberanía y autodeterminación.

Al hablar de los latinoamericanos,  José Martí previno: “Estos países se salvarán, porque, con el genio de la moderación que parece imperar, por la armonía serena de la Naturaleza, en el continente de la luz,… le está naciendo a América, en estos tiempos reales, el hombre real”.

Es maravilloso ver cómo a 123 años de que el más universal de los cubanos expusiera sus concepciones y deseos de una América unida y próspera, sus pueblos, desde el Río Bravo hasta la Patagonia, con la integración decisiva de El Caribe, hagan realidad sus postulados y  se sumen, seguros y dignos, al desarrollo y bienestar de esta, la Patria Grande.



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *