logo

Moscú, 21 abr.- El canciller ruso, Serguei Lavrov, consideró inaceptable la afirmación de los gobernantes impuestos en Kiev de que los acuerdos cuatripartitas de Ginebra no abarcan a sus aliados extremistas concentrados en Maidán.

Quienes derrocaron al presidente Víktor Yanukóvih y quebrantaron el orden constitucional argumentan que, supuestamente, el Parlamento ucraniano tomó la decisión de que fuerzas extremistas ocupen esa céntrica plaza en Kiev y declaró que es legítimo.

Resulta completamente inaceptable porque la legitimidad se define por las leyes e incluso la propia legislación ucraniana prohíbe hacer esas cosas, sostuvo el Ministro de Relaciones Exteriores ruso tras reunirse aquí con su par mozambiqueño, Oldemiro Baloi.

El canciller ucraniano interino, Andrei Deschitsa, aseguró que continúa la ofensiva militar contra los federalistas del este del país y su intensidad dependerá del desalojo de los edificios ocupados y la entrega de armas.

Al intervenir ante medios de prensa, el jefe de la diplomacia del Gobierno golpista reiteró que en opinión de Kiev los entendimientos de Ginebra no afectan a los ocupantes del centro de la capital ucraniana ni del occidente del país.

Si ustedes leen con atención esos acuerdos, se darán cuenta de que se trata solo de liberar calles y plazas ocupadas ilegalmente. Que yo sepa, los activistas se encuentran en el Maidán legalmente, sostuvo Deschitsa.

En Ginebra, los jefes de política exterior de Washington, Moscú, Bruselas y Kiev pactaron -entre otras medidas para reducir la tensión en Ucrania- el desarme de todas las milicias y el desalojo de los edificios, plazas y calles ocupadas por todos los manifestantes.

Lavrov recalcó que mientras los actuales gobernantes ucranianos pretenden justificar la ocupación del centro de la capital, continúan los arrestos de activistas partidarios de la federalización del sureste del país, en vez de indultar a los presos.

Recordó que uno de los puntos del acuerdo rubricado en Ginebra exige la excarcelación de los prisioneros políticos y de los participantes en las protestas.

Sin embargo, en vez de liberar a los detenidos, en particular al gobernador popular de Donetsk, Pavel Gubarev, las autoridades de Kiev siguen arrestando a los activistas del sudeste, expresó el jefe de la diplomacia del Kremlin.

Indicó Lavrov que las autoridades de Kiev impiden la entrada al país de periodistas no solo rusos, sino que incluso los detienen.

Subrayó que mientras Kiev persiste en ignorar los compromisos asumidos en Ginebra, llegan a Moscú cada vez más pedidos de ayuda procedentes de Ucrania Oriental.

Hay cada vez más llamamientos a Rusia para que resuelva ese caos. Nos ponen en una situación muy difícil, dijo, al tiempo que aclaró que de momento no hay tropas ni instructores de Moscú en las regiones rebeldes. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *