logo

La Habana, 24 ene.- Roberta Jacobson, secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, afirmó que el Gobierno de Estados Unidos quiere superar 50 años de dificultades con Cuba, aunque reconoció que para ellos “el fin del proceso es el mismo de antes”.

“Queremos superar 50 años de dificultades y aislamiento entre los dos países y los dos pueblos; no podemos hacerlo en un día, en un mes, pero el fin de ese proceso es el mismo de antes”, dijo este viernes, en conferencia de prensa en la residencia del jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana.

“Las tácticas, las medidas para implementar esas políticas, tienen que cambiar, porque después de 50 años no podemos continuar haciendo lo mismo”, enfatizó Jacobson.

Asimismo, reiteró que el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas va a tomar tiempo, “el camino por recorrer es largo y complejo, (…) claro que tenemos discrepancias, pero eso no significa que no podemos tener relaciones”, dijo la funcionaria.

Roberta Jacobson declaró sentirse complacida de haber coincidido con la delegación cubana en que hay una amplia gama de temas en los que se puede trabajar de manera bilateral en el futuro.

Ante una pregunta sobre el obstáculo que representa para el restablecimiento de relaciones diplomáticas que Cuba continúe incluida en la lista de estados patrocinadores del terrorismo –publicada anualmente por Washington–, Jacobson solo dijo que su Gobierno está “revisando” el tema.

En cuanto al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, reiteró que hay decisiones que no dependen del Presidente.

“Obama ha cambiado los términos del debate, vamos a continuar discutiendo con el Congreso la nueva política y las esperanzas que tenemos en ella”, apuntó.

Según sus palabras, la normalización de las relaciones con Cuba ocupará cierto tiempo y el restablecimiento de las embajadas solo es una parte.  “Alcanzamos progreso, pero este es un proceso complicado después de tantos años”, subrayó la diplomática estadounidense.

El Gobierno cubano ha reiterado, en ese sentido, que el levantamiento del bloqueo será esencial para normalizar las relaciones.

Durante las rondas de conversaciones entre ambos países, Josefina Vidal Ferreiro, directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, rechazó la continuidad de la política dirigida a alentar a profesionales y técnicos cubanos de la salud a abandonar sus misiones en terceros países, práctica censurable de robo de cerebros que privan a muchos de los beneficios de la colaboración cubana en esa área.

Interrogada sobre este programa, Jacobson se limitó a apuntar que “no tenemos planes de cambiarlo”.

Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos sostuvieron conversaciones los dos últimos días en el Palacio de Convenciones de La Habana, las cuales incluyeron temas migratorios, la búsqueda de cooperación de interés común y aludieron a las bases para el proceso de restablecimiento de las relaciones bilaterales.

El pasado 16 de enero entraron en vigor las medidas anunciadas por el presidente Barack Obama para eliminar algunas restricciones al comercio y los viajes de ciertas categorías de estadounidenses a Cuba, que modifican la aplicación de algunos aspectos del bloqueo contra la nación caribeña que sigue vigente.

Estas medidas constituyen solo un paso en el largo camino por recorrer para desmontar muchas otras aristas del bloqueo económico, comercial y financiero, de EE.UU. hacia Cuba, mediante el uso de las prerrogativas ejecutivas del Presidente, y para que el Congreso de ese país ponga fin a esta política de más de 50 años. (AIN)  (Foto: Cubadebate.) 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *