logo

Por Odalys Buscarón Ochoa/Prensa Latina

La resistencia al bloqueo contra Leningrado por las tropas nazis, que duró casi 900 días y costó más de un millón de muertos, descuella como una de las páginas heroicas del pueblo soviético durante la Gran Guerra Patria (1941-1945).

En el cementerio de Piskaroskoye yacen enterrados, en tumbas incluso sin identificar, unos 470 mil habitantes víctimas del hambre, el frío, los bombardeos y las enfermedades, junto a 50 mil soldados y marineros caídos en la gesta por el rompimiento del asedio, entre septiembre de 1941 y el 27 de enero de 1944.

Se cree -según archivos históricos- que en la profundidad del cerco a la ciudad morían como promedio entre seis y siete mil personas a diario.
El tormento y la pesadilla para familias enteras que se extinguían o, en el mejor caso, menguaban, duró 872 días. Estadísticas actualizadas estiman que murieron un millón 200 mil personas.

Las hordas fascistas encontraron en Leningrado su primera gran resistencia. El 8 de septiembre de 1941 fue un día terrible, se cerró definitivamente el cerco sobre la ciudad, relató a Prensa Latina, Margarita Bocharova, sobreviviente del bloqueo.

Hubo oscuridad toda la semana -rememoró la testigo octogenaria-, a causa de los intensos bombardeos de la aviación hitleriana.

Evocó que tenía ocho años cuando comenzó lo que calificó del acontecimiento más terrible durante la Gran Guerra Patria, cuando debido al hambre perecieron millares de pobladores, incluidas su madre, la hermana pequeña y las tías.

Dijo que el mando alemán se propuso arrasar con la Unión Soviética y esclavizar a su población, por eso era muy importante ocupar la urbe, por sus industrias y la flota del Báltico, y con ese fin la Alemania hitleriana concentró todas sus fuerzas.

Era el camino hacia Moscú, prosiguió la veterana profesora, hacia la victoria, pensaron los fascistas.

Con dolor por la tragedia que significó, en lo personal y familiar, inclusive, Bocharova no cesa su actividad didáctica en las escuelas en procura de inculcar la admiración y el respeto de niños, adolescentes y jóvenes por las hazañas del pueblo soviético.

La apertura de un corredor a través del congelado lago Ládoga -que pasó a la historia de la Gran Guerra Patria como el "camino de la vida"-, significó un destello de esperanza y salvación, en medio de la catástrofe humanitaria que padecía la segunda ciudad más importante del país, sin alimentos, agua potable, calefacción, medicinas y electricidad.

Sobre el hielo trasladaban los camiones cargamentos de comida, medicamentos, en lo fundamental, y eran evacuados cientos de niños y enfermos.
Cuando se abrió el "camino de la vida", por el lago Ládoga, fue una inmensa alegría, comenzó a llegar la ayuda a la ciudad sitiada, narró en entrevista exclusiva a esta agencia Alexandra Alekseeva, otra de las sobrevivientes, quien trabajó en una fábrica de proyectiles para el frente.

Exaltó hazañas de numerosos adolescentes, héroes anónimos, según consideró, que trabajaron en fábricas para abastecer el frente, como lo hizo ella, y de jóvenes que apoyaron desde la clandestinidad; y hasta la ayuda de los más ancianos en la retaguardia.

El hambre y el frío eran terribles, vimos morir a muchos compañeros en los talleres, pero resistimos, expresó Alekseeva, veterana de 90 años condecorada con la Orden Lenin por "la defensa heroica" de Leningrado.

La fecha del 18 de enero de 1943 fue decisiva para los habitantes y el destino del inmenso país que vivió en carne propia los horrores de esa guerra y del odio fascista. Los frentes de Leningrado y de Vóljov, del Ejército Rojo, se unieron en la operación "Chispa" para romper el bloqueo de las tropas nazis aglomeradas en un anillo a la ciudad.

Tras cruentos combates durante 12 meses con las hordas ocupantes, fue levantado el cerco el 27 de enero de 1944.
No existe en la historia contemporánea un ejemplo similar de resistencia y fortaleza humana demostrada por los defensores de la ciudad heroica de Leningrado.

De tres millones en 1941, solo 800 mil quedaron con vida para ver la victoria anhelada.
 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *