logo

Naciones Unidas, 4 ago.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, celebró el consenso alcanzado este fin de semana por los 193 países de la organización sobre la agenda post-2015 de desarrollo sostenible.

"2015 debe ser el momento de la acción global, anoche, los estados miembros respondieron al llamado e hicieron historia al respaldar una ambiciosa y transformativa agenda de desarrollo para los próximos 15 años", afirmó aquí en un encuentro con la prensa.

La víspera, el nuevo marco de progreso humano -que dará continuidad a las metas del milenio- fue aprobado con 17 objetivos dirigidos a erradicar la pobreza y las desigualdades, y proteger los ecosistemas, después de más de tres años de negociaciones.

Ban recordó que la agenda post-2015 será sometida el mes próximo a la consideración de los jefes de Estado o de Gobierno, quienes tendrán la responsabilidad de impulsar las acciones en función de la inclusión y la armonía con la naturaleza.

Podemos ser la primera generación en derrotar la pobreza y la última con oportunidades de revertir las negativas consecuencias del cambio climático, señaló.

El Secretario General de la ONU llamó a materializar las metas recogidas en la plataforma, que responden al principio de no dejar a nadie atrás y garantizar una vida digna para todos los seres humanos.

De acuerdo con el diplomático, se trata de un marco centrado en las personas y aplicable a todos los países, porque reconoce las diferentes realidades y capacidades existentes en el planeta.

La nueva plataforma de desarrollo se denomina "Transformando nuestro mundo: la Agenda para el Desarrollo Sostenible en 2030".

El documento contiene 17 objetivos que van desde eliminar la pobreza y el hambre hasta alcanzar la salud y la educación universales.

Asimismo, promueve la equidad de género, el acceso a la energía para todos, la protección de los ecosistemas, el combate al cambio climático y el establecimiento de patrones sostenibles de consumo.

Pese a reconocidos éxitos, las ocho metas del milenio fijadas para el período 2000-2015 dejaron muchas tareas pendientes, como cientos de millones de personas en la pobreza, miles de niños que mueren a diario de causas prevenibles y gran cantidad de seres humanos sin acceso a agua potable ni sanidad.

El proceso para lograr el consenso ratificó las profundas diferencias de visiones entre el Norte y el Sur, este último encargado de reclamar a las naciones ricas voluntad política y compromiso con el progreso global. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *