logo

La Habana, 17 feb.- Palmiro Soria, embajador del Estado Plurinacional de Bolivia en Cuba, reconoció al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau por su aniversario 20 de fundado, durante un espacio dedicado a esa institución en la XXV Feria Internacional del Libro, Cuba 2016.

En la sala Nicolás Guillén, de la fortaleza San Carlos de La Cabaña, Soria entregó al poeta, cineasta, narrador y periodista Víctor Casaus, director del centro, el facsímil del Diario del Che en Bolivia y de la mochila que portaba cuando fue hecho prisionero en ese país en octubre de 1967.

El diplomático señaló que ese obsequio encarna un gran simbolismo, no sólo por el contenido épico de la vida de Ernesto Guevara de la Serna, sino también por la vigencia de su obra en el mundo contemporáneo, y sobre todo, en la construcción de una economía cubana próspera y sostenible.

Casaus agradeció el gesto, recordando la vocación guevariana del centro, en pos del desarrollo cultural en Cuba.

Asimismo, en el encuentro se entregaron los premios Memoria 2015, el cual reconoce los proyectos de investigación de testimonio e historia oral que contribuyan al rescate de la identidad nacional, así como también la segunda de las Becas de Creación Sindo Garay 2015.

En esta ocasión, recibieron el lauro los proyectos Días de diciembre, de Carla Valdés León; Investigación testimonial sobre la vida y obra del intelectual cubano Luis Rogelio Nogueras, de Diana Castaños González, y En el ojo de una hormiga, de Jesús Arencibia Lorenzo.

Fueron laureados, además, los trabajos Verónica Lynn, a escena la memoria, de Fernando Javier Rodríguez Sosa y Aline Marie Rodríguez; La culpable es Cartago. Sueños, luchas y esperanzas de la joven Cuba, de René Fidel González García, y ¿Quién eres tú, Salvador Redonet?, de Reynier Espinosa García.

Mientras, la segunda Beca de Creación Sindo Garay correspondió al joven Noslen García, de Bejucal, provincia de Mayabeque, por su proyecto de peña Inventario.

Este reconocimiento, según refiere el acta del jurado, contribuirá a la apertura de un espacio en la Casa de Cultura de Bejucal, en el que se disfrutará de música movida por una sonoridad más acústica, cercana al jazz, el filin, la trova y la experimentación de sonidos armónicos y efectistas con la guitarra.   

Constituido formalmente a mediados de 1996, el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau es una institución independiente, sin fines lucrativos, que contribuye al enriquecimiento espiritual del país. (ACN) (Imagen: http://www.uneac.org.cu)     



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *