logo

Washington, 14 jul.- Científicos de la Estación Espacial Internacional Estadounidense (NASA) trabajan en un telescopio que cabe en un CubeSat, satélite en miniatura con cuatro pulgadas de lado y capacidad cúbica de un litro, informó la NASA.

Este diminuto telescopio será el primero en llevar un espejo hecho de nanotubos de carbono en una resina epóxica, que dará a la comunidad científica una herramienta compacta, reproducible y relativamente barata ajusteble al interior del CubeSat.

El telescopio será sensible a la luz ultravioleta y visible en bandas de longitud de ondas infrarrojas.

Además estará equipado con espectrómetros y reproductores de imágenes, herramientas de exploración para miradas rápidas en misiones de mayor envergadura de la NASA, explicó el director del proyecto, Theodor Kostiuk.

A diferencia de la mayoría de los espejos de los telescopios hechos de vidrio o de aluminio, los de este aparato, con nanotubos de carbono y resina epóxica, presentarán una extraordinaria resistencia, buenas propiedades eléctricas y capacidad eficiente para conducir el calor.

Según los expertos, estos materiales le proporcionarán ligereza y estabilidad al telescopio. "Además los espejos de nanotubos de carbono no requieren pulido, un proceso costoso para la limpieza de los cristales", indicaron los científicos.

Para la construcción de los espejos, el equipo creó un banco óptico de laboratorio que se compone de tres espectrómetros miniaturizados comercialmente disponibles. Este banco también se usa para poner a prueba el diseño general del telescopio.

Los espectrómetros se conectan a través de cables de fibra óptica hasta el haz enfocado en un espejo de nanotubos de carbono de tres pulgadas de diámetro.

A decir de los inventores, esta tecnología también se probará en telescopios más grandes. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *