logo

Matanzas, Cuba, 9 sep.- El director de orquesta y compositor cubano Guido López-Gavilán musicalizó el poema “Me desordeno, amor, me desordeno”, de la escritora y Premio Nacional de Literatura Carilda Oliver.

López-Gavilán visitó a Oliver, figura de las letras Iberoamericanas, en su casa de la barriada de Pueblo en esta ciudad, a 100 kilómetros al este de La Habana, inmueble sede del proyecto cultural comunitario Al sur de mi garganta.

“Este poema de Carilda siempre me ha llamado la atención, porque lo considero de una franqueza tremenda, lo que sólo te resulta comprensible cuando la conoces y percibes esa franqueza, esa falta de prejuicios”, dijo el compositor citado por el semanario Girón.

Según el autor, para musicalizar la obra escogió un lenguaje que armónica y melódicamente le viene bien, cercanos, “al sentimiento, a la intimidad, a las emociones personales y, por tanto, muy cercano al movimiento del filin”.

López-Gavilán precisó que además de esta versión para voz y guitarra interpretada, respectivamente, por Carmen Luisa Madem y Vicente Hernández, compuso otra para cuatro voces, específicamente, “para un cuarteto de mujeres”.

Carilda, por su parte, expresó que la musicalización aportaba otra dimensión a su poema, acorde con la fuente.

A juicio del director orquestal, el texto poético es grande por sí mismo; “no hice más que seguir la música que había en él”.

López-Gavilán (1944) es oriundo de la urbe matancera, y está considerado uno de los compositores y conductor de orquesta más significativo de la isla, galardonado con el Premio Nacional de Música en el 2015.

En su amplia hoja de trabajo cultural ha musicalizado numerosos poemas de la autoría de Dulce María Loynaz, Nicolás Guillén, César López, Nancy Morejón, Fayad Jamís y Pablo Armando Fernández, entre otros. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *