logo

Por Duanys Hernández Torres/ Profesor de la Universidad de Santa Clara

Selección de Inglaterra.Los ingleses son los inventores del fútbol. El 26 de octubre de 1863 nació The Football Association y con esta organización quedaría definido el reglamento de este deporte. Buen augurio para una isla a la que era de suponer le lloverían los triunfos debido a su invento.

Sin embargo, Inglaterra no se ha hecho justicia en los principales eventos del fútbol a nivel mundial. Solo un título cuando fueron sede en la Copa del Mundo de1966 es muy poco para sus vitrinas. Triunfo que estuvo matizado por la polémica, y por una anotación en el partido final frente a Alemania que todavía no se sabe si cruzó la línea de gol.

A esta cita Inglaterra llega con serias pretensiones, y con un equipo cuajado de estrellas. Dejaron a un lado su encendido nacionalismo y contrataron al segundo técnico extranjero en la historia de la selección. No creyeron en la triste etapa del sueco Sven Goran Ericsson, y trajeron como entrenador al italiano Fabio Capello. Este hombre ha ganado todo a nivel de clubes en Italia y además ostenta dos ligas españolas con el Real Madrid. Según sus declaraciones no llegar a la final sería un fracaso.  

Le ha devuelto la confianza a esta selección con la psicología, hablando mucho, poniendo reglas, restituyendo a todos el orgullo de la camiseta. Afirmó el italiano que cuando llegó veía a jugadores apagados, asustados, sin ningún sentido de grupo. “He apretado las tuercas, he impuesto seriedad y el grupo se ha convertido en cemento”, añadió.

Los principales problemas de Inglaterra han estado fuera de las canchas. El escándalo de John Terry sobre una aventura mantenida con la pareja de Wayne Bridge, ex compañero de selección, abarcó todos los titulares de la prensa británica.

El míster italiano -ante la presión de los medios- se vio obligado a quitarle la capitanía a Terry y cederla a Río Ferdinand (que ahora también se perderá el mundial tras una lamentable lesión). No fue lo único para el defensa inglés, un verdadero ícono de este equipo. También el atropello de un trabajador del Chelsea a la salida de un partido y los comentarios sobre la afición de su madre, Sue, por llevarse prendas de ropa y provisiones de comida sin pagar, coparon los periódicos este año.

Por si fuera poco su padre Edward se ha declarado culpable por haber traficado con cocaína. Terry se repuso y conquistó dos títulos con su club. ¿Los problemas personales le permitirán rendir con toda la clase que posee en las canchas de Sudáfrica?.

Otro punto negativo fue la eliminación en cuartos de finales de los clubes ingleses en la Liga de Campeones de Europa, después de siete años consecutivos colándose alguno de ellos en semifinales. Pero Capello cuenta con armas suficientes para ganar el Mundial.

El punto más débil del seleccionado sigue siendo el arco. Después de David Seaman no aparece un  arquero al nivel de este equipo. La elección es entre Joe Hart, Robert Green y el ya utilizado David James.

Inglaterra tiene una defensa de las mejores del mundo donde sobresalen el propio Terry y Ashley Cole que pudiera complementar la debilidad de la puerta. El medio campo es de lujo comandado por estrellas como Steve Gerard y Frank Lampard. La delantera cuenta con la efectividad del Niño terrible Wayne Rooney,  la fuerza del rescatado por Capello Emile Heskey, y la estatura del larguirucho Peter Crouch. Sin dudas que el equipo de los tres leones tiene armas suficientes para conseguir su segunda corona.

Nuevamente vuelve para los ingleses el dilema shakesperiano de Hamlet. Ser o no ser campeones. He ahí la cuestión. ¿Podrá Capello romper el maleficio?



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *