Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Domingo, 26 de Septiembre de 2021

¡A nuestra Revolución, a nuestro pueblo y a nuestro Partido no podrán subestimárseles jamás!”


José Martí: paradigma de proyección universal

Por Rosa María Moros Fernández/ Radio Cadena Agramonte.

Acercarnos al legado sin par del más universal de los cubanos, cuyo natalicio evocamos este 28 de enero, es permanente fuente de enriquecimiento intelectual y espiritual,  por lo abarcador de su ideario trascendente y la perdurabilidad de sus postulados.

Lograron el genio político y la sabiduría de José Martí articular pasado, presente y futuro, en un tiempo único, puesto en función de la independencia de la Isla.
 
No sólo extrajo experiencias de los errores de las revoluciones latinoamericanas y de la cubana de 1868, para trazar las estrategias que se avenían con su realidad circunstancial; sino que  con mente preclara avizoró los peligros en acecho para las ricas y jóvenes naciones geográficamente próximas al vecino voraz e inescrupuloso del Norte.

Es por ello que su ideario independentista, latinoamericanista, antimperialista, intenso y contundente, se renueva una y otra vez, y mantiene plena vigencia en nuestros días.

Desde Mella a Villena y Guiteras; desde Sabino Pupo a Lázaro Peña; desde la Generación del Centenario hasta los expedicionarios del yate Granma, los combatientes de la Sierra, el Llano, y en toda la épica de una Revolución verdadera como la nuestra, están implícitas las esencias de quien concibió una patria construida “Con todos y para el bien de todos”.

La impronta del Héroe Nacional está en cada reto planteado; en cada estrategia por materializar; en cada acto de justicia social donde –desbordando credos y fronteras—el hombre es hermano y no lobo del hombre.

Su paso por el mundo —demasiado breve, demasiado intenso— lo investigan, estudian, y escudriñan historiadores, políticos, científicos, y artistas. Sobre todos, desde el más prestigioso académico hasta el más inocente niño, sigue ejerciendo idéntica fascinación.

Atrapan por igual la conmovedora ternura de “La Edad de Oro” o el “Ismaelillo”, sus crónicas de viaje, artículos periodísticos, cartas y discursos. En ellas desborda el humanismo terrenal de quien consagró todas sus energías a una causa mayor; de ahí que su prédica constituya “la cumbre del pensamiento ético cubano de todos los tiempos”, como expresó ese gran  estudioso de su obra que fuera Cintio Vitier.

Intelectual de alto vuelo y autor de una obra imprescindible en más de un sentido, el Apóstol de la independencia cubana, el Maestro de tantas y tantas generaciones, sigue naciendo cada 28 de enero —como hace 165 años—, para suerte de quienes en la Isla, América o el mundo vuelven hacia él la mirada, como paradigma de proyección universal. (Collage: Redacción Digital/ Radio Cadena Agramonte.)
 

2219 0

Deja un comentario

Encuéntranos en:

Calle Cisneros #310, Camagüey, Cuba

(+53) 32 29 86 73

rcadigital@rcagramonte.icrt.cu

© Radio Cadena Agramonte. Todos los derechos reservados