Domingo, 09 de Mayo de 2021
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Domingo, 09 de Mayo de 2021

Era como si por donde los hombres tienen corazón tuviera él estrella



Miércoles, 31 de Enero de 2018 - 00:00:00 | 1227 | |

El Martí humilde y universal de todos los cubanos

En este artículo: Camagüey, Cuba, José Martí, Historia, Cubanía, Héroe Nacional de Cuba, Patria, Identidad



Por Alfred Alejandro Avello Pestano/ Estudiante de Periodismo.

En disímiles partes del mundo las personas sienten orgullo de sus hijos ilustres. De Alemania, por ejemplo, brotaron figuras icónicas como Karl Marx o Martín Lutero. Los ingleses evocarían a William Shakespeare o Michael Faraday. Los estadounidenses, ricos en personalidades imprescindibles, se deleitarían con Abraham Lincoln o Thomas Edison. Y así cada nación abriría un pergamino repleto de historia para que Clío juzgase quién tiene mayor protagonismo en el universo.

Los cubanos también presumimos de nuestros próceres, aquellos que forjaron desde su ejemplo las páginas gloriosas de la Patria.

Pero nosotros, los de esta isla, tenemos un embajador absoluto, la persona que nos mostró la verdadera cubanía, forjada a base de tinta, pluma y papel, garganta y fuego.

Le dieron, entre tantos sobrenombres y calificativos, uno que le queda a la medida, tan simple que se vuelve elegante al oído humano: el más universal de los cubanos.

Es muy difícil que haya alguien en Cuba que desconozca a José Martí, el poeta, escritor, político, periodista, orador; pero sobre todo, el ser humano.

Martí, con solo 18 años, hacía notar su visión crítica contra el colonialismo español, el yugo opresor que manchaba la dignidad cubana.

La habilidad de su pluma, cual espadachín enfrenta la muerte por una estocada fatal, convirtió  su obra en legado de vida. Su poesía no temía, leerla se vuelve tan hermoso que clava sentimientos como diana al pecho de la mortalidad.

Mi verso es como un puñal

Que por el puño echa flor:

Mi verso es un surtidor

Que da un agua de coral.

(…)

Mi verso al valiente agrada:

Mi verso, breve y sincero,

Es del vigor del acero

Con que se funde la espada.

Acompañado de su implacable oratoria, en la política mostró el poder de una voz que reclamaba justicia universal, la necesidad de una unidad igualitaria entre los pueblos latinoamericanos, la obligación de todo patriota a comprometerse con sangre y armas a la causa libertadora.

De su habilidad periodística también hay certezas. Uno de sus grandes reportajes cuando trabajaba para el diario argentino La Nación, en el momento en que ejecutaban a los Mártires de Chicago, fue prosa que mostró el pavor ante tanta ignominia:

... salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro (...)  Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable... (José Martí, La Nación).

Algunos creen que Martí también tenía dotes de don Juan. No podía esperarse menos de un hombre desbordado en elegancia y carisma, capaz de encantar con su verbo.

Precisamente fue José Martí, ante todo, un ser humano, y nunca renunció a sus elementales  derechos humanos de errar, enamorarse, y vivir, y hasta morir por una causa.

Aunque la humanidad haya dado figuras imperecederas, “nuestro” Martí será reconocido como ese universal que defendió nuestra identidad, autonomía, y dio brío al corazón de la libertad de Cuba. Él, el más humano de todos los cubanos. (Foto: Tomada de Cubahora)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2021, Camagüey, Cuba.