logo

Camagüey, 11 jun.- Ya rueda la Jabulani por el césped del Soccer City, en Johannesburgo, tras el pitazo inicial dado por el árbitro uzbeko Ravshan Irmatov, el más joven de esta cita futbolística.

El duelo inicial entre México y Sudáfrica, país anfitrión, ya vive más de la primera parte con un claro dominio de la escuadra azteca, que empezó muy fuerte atacando a la portería rival con claras ocasiones de goles de jugadores como Guillermo Franco y Geovani Dos Santos; sin embargo en los finales del primer tiempo México perdió el control del balón en el medio campo y los sudafricanos comenzaron  asediar el área de los de Aguirre (DT).

Al concluir la primera mitad del choque las más claras ocasiones de gol las tenía el cuadro mexicano, pero sus principales jugadores no superior materializarlas.
En el comienzo de la segunda mitad, el técnico azteca entró al campo a Andrés Guardado en sustitución de Paul Aguilar.

En esos instantes corría el minuto 55 cuando el mediocampista sudafricano Siphiwe Tshabalana encajó el primer gol del mundial en la red del once mexicano. Un soberano golazo de contragolpe al ángulo.

El vasco Aguirre quema las naves para buscar mayor ocasión de gol, y entra al césped a Cuauhtemoc Blanco en lugar de Carlos Vela, que no ha brillado en el partido.
En el 70´, Modise tuvo la oportunidad de sentenciar el partido pero una buena atajada del portero norteamericano despejó el susto.

En el 73´, y ante el ataque sudafricano, el DT mexicano opta por dar nuevos bríos a la delantera y sustituye a Guillermo Franco por Javier Hernández a solo 15 minutos de buscar la igualada del choque.

Rafa Márquez, en el minuto 78, sorprende tras un error de la defensa suramericana, y bate la portería local en el minuto 79 para nivelar el partido. El choque vuelve a estar abierto. El gol del también zaguero del FC Barcelona es su segundo en un mundial.

El gol enmudece las gradas y trastoca a los jugadores locales, Parreira entra a Bernard Parker y saca al desaparecido Steven Pienaar.
Hacia el final del partido Sudáfrica tiene claras ocasiones de ataque al contragolpe, y tras un balón filtrado en el 90´, Ktlego Mphela tuvo en sus botas el gol del gane, pues solo contra el portero el remate dio en el poste.

Los sudafricanos no bajan la guardia y siguen  inquietando la zaga azteca.

El pitazo final selló un partido con la igualada. El 1-1 de hoy es el único empate a un gol registrado en un partido inaugural desde el que protagonizaron Bulgaria e Italia en 1986.

Además, la igualada corroboró el hecho de que nunca en un partido inaugural ha perdido el once local. Sudáfrica no es la excepción. (Reinier Sánchez Jacomino/ Radio Cadena Agrramonte).



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *