logo

La Habana, 2 jul.- La selección de Uruguay venció hoy 4-2 a Ghana en la tanda de penales, luego de igualar 1-1 en el tiempo reglamentario, y clasificó así para las semifinales de la Copa Mundial de Sudáfrica.



El estadio Soccer City de Johannesburgo, colmado de punta a cabo, fue el escenario de la eliminación del último equipo africano en competencia, y del regreso de Uruguay al ilustre club de los cuatro grandes.

Fueron los charrúas quienes dominaron el partido en sus primeros compases, aunque sus arremetidas resultaron estériles para la portería ghanesa, en ocasiones por mala suerte y en otras por espectaculares intervenciones del arquero Richard Kingson.

Poco a poco las acciones del juego fueron equilibrándose, sobre todo cuando los africanos organizaron sus ideas y lograron mejorar la efectividad en sus pases.

Al final del primer tiempo, Ghana se hizo dueño y señor del balón, y esta superioridad se hizo real en el minuto 45+2, gracias a un obús a 30 metros del mediocampista Sulley Muntari, que dibujó el 1-0 en la pizarra gigante.

Tras el comienzo de la segunda parte, Uruguay salió a por todas, y fue por intermedio de su crack Diego Forlán que igualó el desafío, con un milimétrico tiro libre que superó a Kingson, en el 55’.

La paridad provocó la aparición de un ritmo frenético en el partido, marcado por constantes idas y venidas por parte de ambos contendientes, para el deleite de más de 90 mil fanáticos congregados en el Soccer City.

Así, 1-1, cumplieron los 90 minutos reglamentarios, forzando a los dos periodos de prórroga de 15 minutos cada uno.

Ya en el tiempo extra ambos equipos se mostraron motivados en extremos, pero bastante desorganizados, en gran medida por el cansancio acumulado durante la cruenta batalla.

De esta manera transcurrió la primera prórroga, y también la segunda, aunque en esta última a solo segundos del pitazo final apareció la figura del delantero charrúa Luis Suárez, quien salvó a su escuadra de la derrota, sacando con la mano un balón en la línea de gol.

El árbitro, ante tan flagrante acción, sacó roja directa a Suárez y otorgó penalti favorable a Ghana, a todas luces la victoria para los africanos, quienes pasarían a semifinales por primera vez en 80 años de Copas Mundiales.

Sin embargo, el artillero Asamoah Gyan reventó el balón en el travesaño y erró la pena máxima, erigiendo la mano de Suárez como “santa” y obligando a la definición por la serie de penales.

En esa situación, el cancerbero uruguayo Fernando Muslera se robó el protagonismo del espectáculo, al detener disparos de Jonathan Mensah y Dominic Adiyiah, antes que Sebastián “el loco” Abreu sentenciara la suerte del partido, con un cobro atrevido y rebosado de “sangre fría”.

Sin duda, esta será la tarjeta roja más dulce de la carrera deportiva de Luis Suárez.

La Celeste, que jugará esta etapa luego una ausencia de 40 años, chocará ante Holanda, el próximo seis de julio, a las 20:30 en el estadio Green Point, de Ciudad del Cabo. (AIN).

 

Uruguay: Primer equipo latinoamericano a semifinal de fútbol


Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *