logo

Naciones Unidas, 19 feb.- El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) presentó un plan de acción para velar por el futuro de millones de niños en la República Centroafricana (RCA), tras la firma de un acuerdo de paz.

Ahora es el momento de actuar, destacó UNICEF en relación con el reciente convenio pactado por grupos armados y autoridades del país.

Ese acuerdo es un paso positivo hacia la paz duradera y la esperanza de un futuro mejor para los niños, apuntó la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, en un comunicado.

Celebramos particularmente los compromisos para proteger los derechos de los niños y poner fin a graves violaciones, pero esas acciones no son suficientes, observó.

Durante demasiado tiempo, la violencia, la inestabilidad y el subdesarrollo crónico golpearon las vidas de los menores de edad en la RCA, añadió Fore.

En ese sentido, propuso pasos concretos dirigidos a traducir el acuerdo de paz en acciones significativas para los niños afectados por seis años de conflicto brutal y por la crisis humanitaria resultante.

Las partes en el conflicto deben liberar a todos los menores de edad inscritos o asociados con grupos armados; en tanto, el sistema judicial debe tratar primero como niños y víctimas a aquellos menores arrestados y detenidos por su vinculación con esas agrupaciones, indicó la UNICEF.

También llamó a garantizar que se respeten los derechos de esos niños y que el Gobierno adopte —lo antes posible— un código de protección infantil y ponga al sistema de justicia juvenil en alineación con las actuales normas internacionales.

UNICEF está dispuesto a apoyar los esfuerzos nacionales para ayudar a los niños afectados por el conflicto, recalcó la entidad.

En seis años de conflictos, miles de civiles murieron y dos de cada tres personas en la RCA dependen de la ayuda humanitaria, según datos de la ONU.

De acuerdo con la UNICEF, los niños se ven especialmente afectados: uno de cada cuatro está desplazado dentro del territorio centroafricano o en países vecinos.

En tanto, millones siguen sin escolarizar, están malnutridos y son vulnerables a las enfermedades, los abusos y la explotación.

Los enfrentamientos entre los exrebeldes Seleka (de mayoría musulmana) y los grupos anti-Balaka (cristianos y animistas) ha sumido a la República Centroafricana en un conflicto civil desde el año 2013.

En 2014, se desplegó la misión de la ONU en el territorio conocida como Minusca, una fuerza de paz que trata de contener la violencia desatada allí.

Las conversaciones de paz comenzaron el pasado 24 de enero y diez días después, se alcanzó un acuerdo bajo los auspicios de la Iniciativa Africana para la Paz y la Reconciliación en la RCA, encabezada por la Unión Africana con el apoyo de la ONU. (PL) (Foto: Internet)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *