logo

La Habana, 18 may.- Los participantes en el XVII Encuentro Internacional sobre Gestión de Ciudades Patrimoniales ratificaron aquí el Acuerdo de La Habana, documento a través del cual se ha logrado entusiasmar e incluir a muchos actores sociales, cuyos proyectos transforman la realidad de la capital cubana.

La arquitecta Patricia Rodríguez Alomá, presidenta del Comité Organizador del evento, destacó en el debate —que tuvo lugar en el Convento de San Francisco de Asís— que el referido documento tiene como líneas de trabajo fundamentales lograr la distinción del centro histórico como el lugar más singular de la ciudad, por su dicotomía riqueza-pobreza, reconocer los cinco desafíos para el desarrollo integral y valorar los componentes para esa gestión.

Elaborado de forma colectiva en el 2012, el proyecto se enfoca en implementar nociones pioneras de gestión urbana, incrementar la perspectiva de equidad social y fomentar un desarrollo integral del territorio con instrumentos novedosos de planificación, señaló.

Los panelistas, procedentes de Ecuador, Italia y Cuba, coincidieron en la importancia de enfatizar el papel de la Cultura como plataforma para el desarrollo, cuya efectividad es evidente en varios proyectos realizados en La Habana.

La gobernabilidad, sostenibilidad cultural, ambiental y económica fueron algunos de los componentes de la gestión del desarrollo integral valorados e incluidos en el Acuerdo de La Habana, texto que debe ser extendido a organismos internacionales.

Rodríguez Alomá lamentó que el documento no haya sido publicado de forma independiente desde su creación, aunque se debate con sistematicidad, porque la amplitud del concepto contribuye a considerar nuevos elementos.

Yahima Esquivel, historiadora del arte y especialista de la Comisión Cubana de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), resaltó en el debate que la propuesta reconoce la singularidad del modelo de gestión del Centro Histórico de La Habana, que incluye soluciones creíbles y funcionales.

Según destacaron los participantes, el Acuerdo de La Habana constituye un compromiso colectivo para asegurar la permanencia de los espacios y la gestión integral del Patrimonio.

La XVII edición del Encuentro Internacional de Ciudades Patrimoniales, clausurada ayer en esta urbe, tuvo como eje fundamental la reflexión sobre las oportunidades y desafíos de la capital cubana en su aniversario 500. (ACN) (Foto: http://www.cnpc.cult.cu)

 

 

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *