logo

Camagüey, 29 jul.- La sagacidad e inteligencia del binomio que integran hombre y can se conjugan para impedir la entrada al país de explosivos y drogas por el aeropuerto Internacional Ignacio Agramonte, en esta ciudad.

La detección de esos mortales elementos constituye la misión principal de la Sección de la Técnica Canina en la Aduana General de la República de Cuba (AGRC), como parte de las líneas principales de la protección en fronteras en Camagüey.

Ocho unidades cinófilas, integradas cada una por un hombre y un perro, además de un instructor de la técnica canina y la jefa de Sección, componen la citada estructura de trabajo, que en cada jornada se empeñan para que por la terminal aérea agramontina no pase nada que pueda dañar la integridad de la nación

Marylín de la Caridad Álvarez Reyes, jefa de la Sección de la Técnica Canina en la AGRC en esta provincia, explicó que la preparación de los canes se inicia en la escuela especializada del Ministerio del Interior en el territorio, a lo cual se dedican cinco meses.

Una vez concluido el adiestramiento del referido binomio, pasan a un curso de mayor especialización en una de las tres escuelas con que cuenta el país, ubicadas en Villa Clara, Santiago de Cuba y La Habana, donde reciben una preparación superior que incluye certificación acorde con la práctica internacional.

Lo anterior permitió avalar a los ocho perros que forman parte de la Sección de la Técnica Canina de la Aduana en Camagüey, para su desempeño en la detección de intentos de entrada al país de explosivos y drogas, en correspondencia con la política de tolerancia cero establecida en el país. (Eric Pacheco Fandiño/Rdio Cadena Agramonte) (Fotos del autor y Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *