logo

Belgrado, 1ro sep.- Representantes de varias organizaciones políticas y de solidaridad de Serbia expresaron este sábado su más severo rechazo a las recientes medidas del gobierno de Donald Trump contra la economía y la sociedad de Venezuela.

La manifestación, realizada en las cercanías del edificio de la Embajada de Estados Unidos en Serbia, la convocaron la Unión de Jóvenes Comunistas de Yugoslavia (SKOJ) en Belgrado y fue secundada por el Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia y asociaciones de amistad y solidaridad con Venezuela y Cuba.

Aleksandar Denic, primer secretario de la SKOJ, entregó a nombre de los manifestantes una carta de protesta a funcionarios de la misión de Washington en la cual repudian el bloqueo impuesto por Estados Unidos que impide al gobierno de Caracas comprar alimentos medicinas y materias primas indispensables para una vida normal.

Añade que los poderes imperialistas que encabeza Estados Unidos no toleran la desobediencia y la resistencia a sus métodos coloniales y es por eso que el pueblo venezolano se enfrenta hoy al incremento de las presiones de los autoproclamados dueños del planeta, insatisfechos con la política del presidente legítimo, Nicolás Maduro.

La determinación del gobierno de Venezuela de preservar la libertad y la independencia es sometida a sanciones ante el fracaso de las fuerzas de la destrucción y el desorden, que se erigen como arma brutal contra la Revolución bolivariana y los ciudadanos de ese digno país, como parte de la actual política de Estados Unidos contra los pueblos indomables, remarca.

Subraya que después de la amarga experiencia vivida durante la criminal agresión del pacto noratlántico (OTAN) en 1999, el arrasamiento del país y las sanciones de occidente encabezado por Estados Unidos, el pueblo de Serbia considera que la imposición de la voluntad de los poderosos del mundo debe y puede ser derrotada.

La alta conciencia patriótica y política de los incorruptibles ciudadanos de Venezuela en la lucha contra el imperialismo occidental y EE.UU. provoca admiración y una solidaridad cada vez mayor de los pueblos amantes de la libertad y en el movimiento antimperialista en el mundo, concluye la carta.

El acto se realizó en circunstancias insólitas, pues se demandó de los organizadores limitar el número de personas y hasta presentar una lista con sus nombres.

También se prohibió fotografiar el edificio de la Embajada y situarse frente a él, por lo que los participantes debieron desplazarse al otro lado del bulevar príncipe Aleksandar Karadjordjevic, donde está ubicada. (Texto y Foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *