logo

Por Dannys Hernández de Luaces/ Radio Cadena Agramonte.

Hablar de solidaridad es referirnos a Cuba. Existen muchos ejemplos palpables que reflejan la hermandad de este país y que forman parte de los principios inculcados por la Revolución a sus hijos; esos que han llegado hasta otras latitudes del hemisferio para compartir lo que tienen y no lo que les sobra.

Pero aquí, en la Isla, tenemos otro vivo ejemplo: la Escuela Latinoamericana de Medicina, la cual ha acogido a miles de jóvenes de América Latina, África, Asia, para formarlos como profesionales de la Salud.

La gran mayoría de esos muchachos provienen de hogares muy humildes, de muy bajos recursos económicos y que han estado apartados de toda posibilidad de ejercer sus estudios ante las políticas implementadas por los gobiernos capitalistas.

Sin embargo, sobran los ejemplos de maestros cubanos que han brindado sus conocimientos a otros pueblos de África y América Latina y del Caribe.

Cuba ha demostrado que aún en situaciones difíciles no abandona la solidaridady jamás ha escatimado recursos materiales ni capital humano en su lucha contra la discriminación.

El altruismo de la Revolución cubana se ha hecho evidente durante más de 50 años. Su humanismo, desprendimiento y entrega desinteresada se han concretado a través de los miles de médicos, maestros y profesionales de disímiles esferas, que hoy prestan sus servicios en países urgidos de apoyo.

Y todo, por la satisfacción del deber cumplido y la compensación de ascender un nuevo escalón en su desarrollo como ser humano.

Escalando montañas, atravesando ríos, durmiendo a la intemperie, los cubanos han devuelto a través de sus actos, la misma solidaridad que ha recibido la isla con igual desprendimiento desde otros confines de la tierra. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *