logo

Las Tunas, 10 jun.- Más de cuatro ejemplares de manatí fueron avistados cerca de la subestación tunera ubicada en La Isleta-Bahía de Nuevas Grandes, según se afirma en el sitio web del Periódico 26 de esa provincia, y quienes monitorean su actividad afirman que hacía mucho tiempo no detectaban un suceso como este.

Los mamíferos en esta ocasión fueron identificados en grupo. Años atrás, también habían sido reportados avistamientos similares en la costa sur de Las Tunas, cerca del río Cauto, que se corresponde con su hábitat natural, ubicado en zonas costeras bajas, desembocaduras de ríos, estuarios, cayos, manglares u otros sitios de aguas tranquilas.

Roberto Pérez Cabrera, experto de la zona especial de conservación, comenta que este avistamiento obedece a la ausencia de bañistas y embarcaciones en las playas y demás zonas costeras manatienses, a consecuencia del aislamiento social implementado como protección ante la COVID-19.

“La cercanía del manatí a nuestra estación es uno de los efectos positivos del control de incidencias que realizamos constantemente y con mucho rigor”, aseguró.

El experto señaló que estos protocolos preservan los valores de las áreas protegidas y ameritan el establecimiento de un punto de inspección para identificar el acceso de quienes circulan por esos predios, mucho más en el contexto epidemiológico actual.

La noticia sobre la observación de esta especie, considerada entre las de mayor peligro de extinción, ahora posibilita la reactivación de los estudios acerca de su comportamiento y hábitat, y sobre lo que parece ser una ampliación de sus áreas de alimentación y reproducción, las cuales se concentran en el interior de las bahías de Nuevas Grandes, en el municipio Manatí.

La pesca con redes de arrastre, el impacto de los motores de los barcos, la cacería ilegal, la destrucción de los pastos marinos, el cambio climático y la contaminación de las aguas, constituyen las principales causas que han influido en la disminución del número de estos ejemplares.

El área protegida de La Isleta-Bahía de Nuevas Grandes es una región de alto endemismo de la flora y la fauna cubanas, en la que se desarrollan una docena de proyectos de conservación e investigación, fundamentalmente de especies amenazadas, como el manatí. (Tomado de Cubadebate) (Foto: Archivo)

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *