logo

Camagüey, 24 jul.- El Hotel Club Amigo Caracol es uno de los dos que, pertenecientes al Grupo Cubanacán y ubicado en la playa Santa Lucía, recibe a vacacionistas en Camagüey en esta etapa de recuperación pos Covid-19.

Lisbet Miranda Pino, comercial de la instalación asegura que desde la reapertura muestran una alta ocupación, pues se han mantenido entre un 60 y un 70 % de la capacidad, siempre teniendo en cuenta que todavía no se permiten excesivas concurrencias.

Hasta el momento confluyen clientes de la provincia agramontina, de Ciego de Ávila y Las Tunas, y exponen satisfacción por el servicio, como Yusimí Argote, quien elogia la atención de los trabajadores, la higiene y limpieza del lugar. “Se deben continuar los protocolos porque todavía no se ha erradicado la Covid-19”, asegura.

Por su parte, Wilber Neira, del poblado de Cascorro, expresó que tanto él como el grupo con el que se hospedó están contentos, y aunque es la primera vez en el Caracol, “la próxima reserva la haremos para aquí”.

Anyelis Hernández Carmenates está de acuerdo con las medidas a cumplir, porque es para la propia protección de los que asisten al hotel y los trabajadores. “Todo está señalado para respetar el distanciamiento social”.

Entre las orientaciones que son de estricto cumplimiento, Miranda Pino, destacó el uso del nasobuco en sitios con multitud de personas y locales cerrados como el restaurante, hasta que el cliente ingiera los alimentos, y todo ello se les explica en el recibimiento.

Además, se insiste en la desinfección de las manos y en las habitaciones se han retirado elementos decorativos y de papelería, igual que los cubrecamas y otros atuendos como las colchas y toallas de piscina, que se entregan a solicitud del vacacionista, y completamente retractiladas.

En Caracol no hubo impasse en los meses anteriores, ya que se acometieron varias mejoras, como la pintura de las paredes y puertas de las habitaciones, el mantenimiento de las áreas públicas para que no perdieran su funcionalidad, y una brigada compuesta por algunos trabajadores sembró condimentos, plantas aromáticas y verduras en canteros, lo cual favorece la cocción de alimentos.

A esas transformaciones se suman otras desde el punto de vista de los servicios, entre las que la directora Nivia Rodríguez Estévez menciona el cambio en el diseño de la mesa bufete, a partir de la incorporación de nuevos aditamentos y equipamientos, sobre todo para el desayuno; se ofrece una animación contemplativa y no participativa dirigida a cada familia, y tienen una alta aceptación la celebración de cumpleaños, bodas, aniversarios de matrimonios, renovación de votos y lunas de miel.

A ello se suma el servicio personalizado en la piscina, pues no se puede hacer uso de la barra y por tanto los dependientes acercan los pedidos de los clientes hasta el lugar en el que se encuentran.

“Próximamente lanzaremos una oferta especial para el turismo de larga estancia, con valores añadidos y precios más atractivos”, adelanta Rodríguez Estévez, una directiva que no deja de estar en contacto con sus huéspedes para conocer sus opiniones y lograr satisfacción y repitencia.

En la playa Santa Lucía, principal destino turístico de Camagüey, más aún en el verano, el mercado interno disfruta del Hotel Club Amigo Caracol, pero sin descuidar las orientaciones para la actual tercera fase de la etapa de recuperación pos Covid-19. (Texto y fotos: Juan Mendoza Medina/ Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *