logo

Camagüey, 28 jul.- La preparación de las condiciones con vistas al comienzo del curso escolar 2020-2021 y la conclusión del anterior, deviene un nuevo reto para los trabajadores de la Educación en la provincia de Camagüey, que recibe total prioridad por el sector y la máxima dirección del territorio en composición de Consejo de Defensa.

Asegurar el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias previstas para la Covid-19 en todas las instituciones de la región, la capacitación de cuadros, funcionarios y docentes sobre las clases, instrumentos de evaluación y ajustes curriculares, forman parte también de las tareas que ocupan a los colectivos y direcciones de Educación.

Los educadores son personas enamoradas de su profesión y están en todas las trincheras de peleas que sean necesarias, como lo demostraron durante diversas tareas en el enfrentamiento a la Covid-19, ratificó Mercedes Escuredo Olazábal, directora provincial.

Destacó el seguimiento realizado a los alumnos para evitar una paralización en el proceso docente, a partir de la decisión del país de transmitir una parrilla televisiva con el objetivo de mantener activados los conocimientos, lo cual permitirá estar en una mejor situación cuando se reinicie la sistematización en septiembre.

Propósito fundamental de los últimos años, el sector también atiende la cobertura docente que muestra una recuperación tras el aumento salarial y la incorporación de nuevos maestros formados en la Universidad de Camagüey y la Escuela Pedagógica.

Según confirmó Escuredo Olazábal, del 2019 al presente año ese indicador tuvo un incremento de ocho puntos que hoy favorece estar al 97,6 por ciento, y al mismo tiempo se cubren las necesidades que aún faltan con varias alternativas, para lograr una calidad ascendente en las distintas actividades.

Por otra parte, Loreley Suárez Capdevila, subdirectora en el territorio, precisó además que otros procesos importantes a los cuales enfocan el accionar son el cierre de la evaluación escolar, la continuidad de estudios en noveno grado y la preparación de los alumnos de duodécimo para las pruebas de ingreso a la universidad.

Por otro lado, dijo, se activan los convenios de los politécnicos con organismos y empresas, y laboran para garantizar la base material de estudio, la reparación de mobiliarios y libros de texto, así como de equipos de refrigeración.

Finalizar el calendario lectivo 2019-2020 a partir de septiembre, y comenzar el próximo curso, desde noviembre del actual año, supone un desafío para el sector en Camagüey que ha dedicado gran esfuerzo al alistamiento de las principales condiciones desde que se aprobó la recuperación pos Covid-19, seguro del triunfo ante el nuevo reto. (Texto y foto: ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *