logo

La Habana, 17 ago.- El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, exhortó hoy a invertir en equipos e insumos para la salud, en lugar de hacerlo en armamentos.

En su cuenta de Twitter el canciller ejemplificó que el ventilador pulmonar más caro del mercado cuesta como promedio 50 mil dólares, mientras que un avión F-35A CTOL se estima en alrededor de 89 millones 200 mil dólares.

“Si se destinaran iguales recursos a la salud que a la industria armamentista en Estados Unidos, un solo avión pagaría mil 784 ventiladores tan necesitados”, apuntó el jefe de la diplomacia de la isla.

Rodríguez ha señalado en otros momentos situaciones que reflejan lo ilógico de sostener la producción de armas, cuando peligra la vida a causa de la COVID-19 y la crisis económica que esta genera.

En este sentido se refirió al hecho de que modernizar un tanque Abrams cuesta 92 millones 200 mil dólares, a la vez que el precio de una mascarilla protectora N95, antes de la pandemia, era de 0,50 centavos en la misma moneda.

Tales cifras revelan que los 184 millones 400 mil mascarillas que podrían comprarse con lo que se invierte en la actualización del tanque Abrams hubiera salvado decenas de miles de vidas.

En general el gasto militar global supera los 1,9 billones de dólares, una realidad que contrasta con las carencias de miles de millones de personas en todo el mundo. (Tomado de Granma /Fuente: PL) (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *