logo

Naciones Unidas, 26 ago.- Cuba reafirmó hoy en la ONU su compromiso con la desnuclearización y abogó por un mundo libre de armas nucleares, objetivo difícil de alcanzar cuando se gastan sumas millonarias con el fin de desarrollar tales dispositivos.

Así destacó la representante permanente alterna de Cuba ante Naciones Unidas, Ana Silvia Rodríguez, en su intervención en la reunión de alto nivel de la Asamblea General para conmemorar y promover el Día internacional contra los ensayos nucleares.

En medio de la pandemia de Covid-19, es desconcertante cómo algunos países persisten en su afán de modernizar arsenales atómicos y desarrollar nuevos tipos de armas nucleares, expresó la embajadora.

También recalcó que el logro del objetivo de un mundo libre de armas nucleares se dificulta cuando Estados Unidos, único país que usó en dos ocasiones ese armamento, viola el espíritu y la letra del Tratado sobre la Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y del Tratado sobre la No Proliferación.

Esa nación aparece como líder mundial en la realización de ensayos nucleares y es el Estado miembro de la ONU que más invierte en dichas armas, recordó la diplomática cubana.

Además, dijo, Estados Unidos se ha retirado e incumple con diferentes acuerdos internacionales sobre desarme y limitación de armamentos, como el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio y el Plan Integral de Acción Conjunta con Irán.

Cuba, por su parte, ha sido el quinto Estado en ratificar el Tratado de ONU sobre la prohibición de las armas nucleares, enfatizó la embajadora.

Igualmente, la isla apoya la prohibición total y efectiva de todos los ensayos nucleares, los realizados por explosión, los subcríticos y aquellos que se realizan por otros métodos sofisticados; así como el cierre y desmantelamiento de todas las instalaciones que se emplean para tales fines, señaló.

Mi país se enorgullece de pertenecer a la primera región densamente poblada en el mundo, declarada como Zona Libre de Armas Nucleares, subrayó la representante cubana.

Asimismo, reafirmó la vigencia de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, adoptada en la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Rodríguez apuntó que es inaceptable el gasto de sumas millonarias para desarrollar armamento nuclear, en detrimento de la cooperación internacional necesaria para enfrentar la actual crisis sanitaria y económica global generada por la pandemia de Covid-19.

Según afirmo, es lamentable que existan aproximadamente 13 mil 400 de esas armas letales, de ellas tres mil 720 desplegadas y mil 800 en alerta operacional alta.

Esto sucede justo en estos momentos, observó, cuando el mundo se caracteriza por graves y crecientes amenazas a la paz y la seguridad internacionales y por una progresiva erosión del multilateralismo, de la arquitectura del desarme y la no proliferación. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *