logo

Washington, 28 ago.- Cientos de manifestantes se congregaron este jueves cerca de la Casa Blanca estadounidense para expresar su rechazo al presidente Donald Trump, quien aceptó la nominación republicana para buscar un segundo mandato en las elecciones de noviembre próximo. 

Desde horas antes de que el mandatario iniciara su discurso de aceptación de la candidatura en el jardín sur de la mansión ejecutiva, los participantes en la protesta se acercaron al lugar, algunos con cuernos de aire y silbato, para tratar de hacerse escuchar durante el evento.

El diario The Washington Post difundió que, poco antes de las 22:00, hora local, unas 200 personas se pararon en la calle H y una intersección bautizada como Black Lives Matter Plaza con la esperanza de que sus gritos y cánticos llegaran hasta el escenario del discurso.

Reporteros presentes en el lugar de la movilización describieron el ambiente como festivo antes de la salida de Trump, mientras otros que se encontraban en los predios de la Casa Blanca dijeron que desde allí los manifestantes apenas se escuchaban.

Eso cambió después de que una de las hijas del mandatario, Ivanka Trump, subió al escenario ubicado en el jardín sur para presentar a su padre, pues los asistentes al evento comenzaron a escuchar algunos de los cuernos y la música de los participantes en la protesta, informó la cadena NBC News.

De acuerdo con ese medio, una vez que el gobernante comenzó a hablar, los asistentes al discurso pudieron escuchar desde afuera un sonido similar al de las vuvuzelas.

Además de mostrar su oposición a la administración Trump y sus políticas, los manifestantes expresaron su apoyo a las demandas de justicia racial que han crecido en el país en los últimos meses, como respuesta al asesinato de afronorteamericanos a manos de la policía.

Previo a la acción de esta noche, un grupo que se hace llamar Rechazar el fascismo condujo unas 150 personas desde Black Lives Matter Plaza hacia el Hotel Trump International en otro acto de oposición al mandatario republicano.

Carl Dix, uno de los líderes del grupo, declaró al Post que esa marcha estaba destinada a enfatizar la urgencia detrás de las elecciones de noviembre, en las cuales se determinará, dijo, si el país toma una inclinación irreparable hacia el fascismo.

La Convención Nacional Republicana es una celebración de lo lejos que han llegado al imponer una agenda fascista, añadió Dix sobre la cita que iniciada el lunes y que concluye este jueves, en la cual Trump fue confirmado como el candidato presidencial del partido. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *