logo

El Cairo, 28 ago.- Pese a la distancia que los separa, las noticias sobre la colaboración médica cubana y los esfuerzos de la isla caribeña para enfrentar la Covid-19 tienen ecos en Egipto, que intenta evitar hoy un repunte de la pandemia.

Además de su repercusión en medios como Ahram (las pirámides, en árabe), el periódico de mayor circulación en el país de los faraones, y en Nile News (Noticias del Nilo), las bondades del sistema de salud cubano, la solidaridad en dicho ámbito y el éxito en el enfrentamiento al SARS-Cov-2 fueron elogiados por una reconocida institución investigativa.

En un artículo publicado en su portal digital el Centro Egipcio para Estudios Estratégicos (ECSS, por sus siglas en inglés) destacó el trabajo de los galenos de la nación antillana en Lombardía, considerado uno de los epicentros de la enfermedad.

El texto hace énfasis en las transformaciones ocurridas en la isla a partir de enero de 1959, particularmente en el cambio de enfoque de su servicio sanitario, desde entonces gratuito y universal, que sustenta -enfatizó- no sólo logros a lo interno sino lo que llamó su dimensión internacional.

Luego del triunfo de la Revolución cubana, el país vio como un deber la cooperación entre los países del sur (en vías de desarrollo) y como un medio para retribuir el apoyo recibido de otros, por ello ha trabajado con el fin de desarrollar la diplomacia médica, expresada en la asistencia o respaldo en dicha esfera, componente clave de sus relaciones con el exterior, subrayó el ECSS.

En su análisis el investigador Bilal Manzoor hace referencia al impulso a la salud como uno de los pilares del proyecto social surgido a mediados del siglo pasado en el territorio antillano, que permitió brindar atención sin costo alguno a la totalidad de sus ciudadanos y preparar a millares de profesionales para trabajar dentro y fuera de las fronteras, dijo.

Asimismo alaba la formación de jóvenes de otras nacionalidades en la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana y subsedes o dependencias.

Desde 1960 a la fecha más de 600 mil cubanos han laborado en 160 países en calidad de médicos, enfermeros y técnicos, resaltó el articulista.

Manzoor mencionó el alcance del programa oftalmológico Misión Milagro, liderado por Cuba, que devolvió o mejoró la visión fundamentalmente a ancianos en distintas regiones del planeta, así como la labor de sus expertos para socorrer a damnificados por eventos extremos, entre ellos el terremoto de Haití y durante el brote de ébola que azotó a África desde 2014.

Los cooperantes cubanos –amplió- están presentes en alrededor de 36 países, incluidos latinoamericanos, africanos, árabes, y europeos.

A pesar del pequeño tamaño de la isla, los mecanismos para implementar su política exterior tienen un impacto internacional (…) el reciente paso de Cuba para ayudar a combatir la Covid-19 en otras zonas es un modelo y punto de partida para una mayor coordinación entre naciones que dan a la atención médica una prioridad, comentó. (Texto y foto: PL)

 

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *